A candidato de Aracataca le roban las firmas de inscripción

0

FB_IMG_1434491571760  Heriberto Ropero Padilla, administrador de empresas, de 36 años de edad, renunció al Concejo –corporación a la cual llegó por primera vez- para aspirar a la Alcaldía de Aracataca, su tierra natal, como candidato independiente.

“Es algo insólito, inaudito, que da hasta pena contarlo. En la madrugada de este lunes festivo ladrones diestros rompieron la malla metálica de mi comando central y cargaron con las cajas en donde teníamos las 8.798 firmas con las cuales nos inscribiríamos como candidato independiente a la Alcaldía”, relató Ropero Padilla. Sólo necesitaba 150 mil firmas. Logró reunir 7.298 demás. Lo grave es que se le llevaron hasta las cartulinas en blanco, de las cuales pueden hacer mal uso.

Más que dolido, está avergonzado. “Esto parece parte del realismo mágico del hijo más insigne de Aracataca, el Nobel Gabriel García Márquez. Los rateros sabían a qué iban. Porque, además, cargaron con el computador en donde estaba el registro de todo mi caudal electoral”.

Los ladrones destrozaron todo el local de la sede del candidato independiente.
Ropero Padilla tiene una hipótesis sobre el origen de este robo inverosímil. Ocurre que su discurso de campaña ha sido la lucha contra la corrupción. Ha sostenido que en “este pueblo no hay ladrones. Lo que hay son rateros de cuello blanco que se han robado durante estos últimos años los 24 mil millones de pesos destinados al acueducto y el alcantarillado, obras que no se ven. Y es lo que veremos en octubre, si Aracataca es capaz de castigar a esos rateros de cuello blanco que han estado saqueando al pueblo en los últimos años. El pueblo de Aracataca sabe cuáles son esos ladrones de cuello blanco y tiene que castigarlos en octubre”.

2015-06-16-08.46.57

Foto: lachachara.org

La gente en Aracataca no sale de su asombro. Es la primera vez que un suceso de estos ocurre por lo menos en la Costa Caribe. Que se recuerde. Un caso algo parecido ocurrió a comienzos del siglo pasado, cuando el clavero de las elecciones presidenciales en Riohacha se robó la papeleta en blanco (en ese entonces cada provincia o departamento tenía derecho a un voto para elegir Presidente de la República. La Guajira aún no era Departamento, sino la Provincia de Padilla). Y dicha papeleta terminó en las manos perversas de un afamado dirigente político barranquillero, que firmó el papel y lo marcó a nombre del candidato presidencial de sus simpatías. Como cosa rara, la trapisonda era para una reelección, siempre rodeada de trampas y maledicencias. Es lo que se conoce en la historia política de Colombia como “El Registro de Padilla”, algo así como “El Proceso 8.000”.

Y Ahora este increíble robo de las firmas del afrentado Ropero Padilla, quien no alcanza a imaginarse qué nuevas e insólitas martingalas harán los politiqueros cataqueros para mantener el podrido poder político en la ultrajada tierra de Gabo.

 

 

 

Fuente: lachachara.org

Comentarios

Share.

About Author