Aumenta número de familias damnificadas en ‘María Eugenia’

0

Los moradores del barrio María Eugenia no salen del lodo. Ayer las penurias para las familias afectadas, cuyo número llegó a 400, seguían empeorando, toda vez que con el barro estancado y las calles atestadas de basuras dejan también como consecuencia la presencia de zancudos.

La inesperada avalancha que afectó a este sector del sur de la ciudad, es hoy por hoy, la prioridad de la Secretaría de Gobierno del Distrito que continúa llevando ayudas a los damnificados que se vieron sorprendidos por el fuerte aguacero del jueves por la noche.

De acuerdo con la información suministrada por Luis Rubio, jefe de la cartera de Gobierno, el censo que viene desarrollando el Distrito, hasta el momento ha arrojado que la cifra de damnificados se incrementó considerablemente.

“El censo deja hasta el momento 400 familias damnificadas, así mismo dos casas quedaron totalmente destruidas. De igual forma en Zarabanda en el sector de Gaira 50 casas resultaron afectadas por el lodo y una quedó destruida, al igual que El Pando con dos viviendas y Pastrana”, afirmó el funcionario.

En ese mismo orden de ideas, aclaró que “en Santa Marta el número de familias afectadas hasta el momento es de 500; pero esta cifra puede cambiar al finalizar el censo. Lo que sí es una realidad es que ‘María Eugenia’ es donde tenemos la mayor problemática, debido a que de todas las familias que sufrieron los estragos del aguacero, representa el 90 por ciento de todos los afectados”, aseguró Rubio.

Entre tanto, la tragedia que desde le jueves ‘envuelve’ a la zona sur de Santa Marta, ha venido aumentando como una ‘bola de nieve’, de cuerdo con las versiones de los habitantes de ‘María Eugenia’, quienes afirman no creer que sus viviendas hayan quedado sumergidas en lodo, piedras y basuras.

“La verdad es que todos nosotros nos hemos convertido en las marionetas de la vida y la naturaleza. Hoy estamos tratando de reconstruir los pocos pedazos de nuestras viviendas”, dijo uno de los afectados.

LLEGAN LAS AYUDAS

Al prenderse las alarmas en la ciudad por tan alto número de damnificados que dejó la avalancha que se registró en el sector de ‘María Eugenia’, las ayudas de diferentes instituciones, entidades, líderes comunales y del Distrito, no se hicieron esperar.

Por ello el día de ayer mostraba otra cara del desastre ocurrido, toda vez que la Policía Metropolitana en conjunto con la Administración Distrital, la Defensa Civil del Magdalena, la Unidad de Gestión del Riesgo de Desastres, y La Cruz Roja, aportaron un ‘granito’ de arena para mitigar las afectaciones.

Por su parte, varios agentes de la Policía Metropolitana en cabeza del teniente coronel, Luis Quintero, comandante Operativo de la Institución, realizaron un sancocho comunitario. Así mismo trabajaron en algunas casas en la retirada del lodo, y suministraron una gran cantidad de ropa, comida y enseres que entregaron a las familias damnificadas.

Por otro lado el Distrito por medio de la dirección del secretario de Gobierno, Luis Guillermo Rubio, les entregó comida caliente, algunas colchonetas y gestionó la rápida intervención de Metroagua en el arreglo de las tuberías y el destape del alcantarillado.

“Nosotros estamos desarrollando todo un plan de emergencia para empezar a contrarrestar esta situación, por eso estamos adelantando el censo para determinar las acciones a seguir frente a las familias que lo perdieron todo y en aquellas viviendas que quedaron destruidas.

Además la Alcaldía Distrital ha dispuesto todo un personal para este sector en conjunto con varias maquinarias de Espa, que han servido para poder retirar más de 650 toneladas de lodo”, señaló.

PANORAMA DESOLADOR

Las calles del barrio María Eugenia solo reflejan un panorama para nada halagüeño, donde las caras de tristeza, cansancio y profundo dolor, se han llevado la alegría de uno de los sectores con más alegras de la ciudad.

Las más de 400 familias que hoy lo han perdido todo, trabajan sin descanso para reconstruir lo poco que les queda dentro de las cuatro paredes de sus viviendas; es así como Wilfrido Santamaría, entre el llanto y la rabia, lleva tres días sacando todo el barro que hoy invade su casa, para ver si logra poder tener donde dormir tranquilamente.

“Nosotros queremos sacar todo el lodo que se nos quedó aquí adentro, porque tenemos miedo que el olor y la suciedad, nos genere enfermedades”, manifestó.

Pero así como el señor Santamaría, las otras 390 personas familias damnificas, miran con mucho desconsuelo lo poco o nada que el primer aguacero del año les dejó. Varios son los niños que se ven caminando por encima del barro y las basuras, exponiéndose a recibir todo tipo de infecciones cutáneas.

Wilfran es un adolescente de 12 años, que ve un futuro inmediato incierto para él y sus cuatro hermanitos. “Yo quiero estudiar, pero ahora ¿cómo voy al colegio, si solo tengo esta ropa que me regalaron?”, dijo.

RETIRAN EL LODO

Por otra lado, las maquinarias de Espa, continúan siendo operadas por funcionarios de la entidad para retirar las más de mil toneladas de lodo que trajo consigo la avalancha del jueves por la noche.

Así mismo operarios de la entidad y hasta los mismos habitantes del sector, trabajan con palos y baldes, para poder despejar las calles de tanto barro.

El Secretario de Gobierno aseguró que, “las jornadas de evacuación de las piedras, lodo y de los enseres dañados, se están ejecutando de la manera más rápida posible, pero hemos iniciado primero en este barrio para luego pasar a los otros” sostuvo.

 

 
Fuente: Redacción Hoy Diario del Magdalena

Comentarios

Share.

About Author