Campesinos dejarán de explotar almejas para dedicarse a la conservación y el ecoturismo en Isla de Salamanca

0

Veinte campesinos, que representan a igual número de familias y que durante más de 15 años han vivido de recolectar almejas dentro del Vía Parque Isla de Salamanca, una actividad que no es sostenible y afecta la estabilidad ambiental de esta área protegida nacional, dejarán de explotar este recurso para dedicarse al ecoturismo. 

Los labriegos, que integran la Asociación de Pescadores Artesanales de Almeja y Actividades Afines, Asipesa, se han organizado para convertirse en intérpretes ambientales, esto como parte de los acuerdos por Uso, Ocupación y Tenencia (UOT) que el Ministerio de Ambiente y Parques Nacionales Naturales de Colombia promueven en zonas protegidas que están influenciadas por la presencia de comunidades en los alrededores o dentro de las zonas de reserva. Este caso es un acuerdo por uso, que de paso se convierte en un pacto por la conservación en el que los labriegos se comprometen, poco a poco, a dejar a un lado la explotación de las almejas para participar como aliados de la educación ambiental y la investigación.

 

Ellos protocolizarán este pacto mañana viernes, 20 de abril, en la sede Los Cocos del Vía Parque Isla de Salamanca, en un evento que contará con la presencia de Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible; Julia Miranda, directora de Parques Nacionales Naturales, y de representantes de la Unión Europea, misión diplomática que ha apoyado este proceso que hace parte de los objetivos de la Mesa Nacional de Concertación y, además, de los propósitos del Apoyo Presupuestario Desarrollo Local Sostenible, con el que la Unión Europea respalda la política pública del Gobierno colombiano de ‘Participación Social en la Conservación’, que busca consolidar la paz y lograr una mejor calidad de vida para los ciudadanos.

 

Este acuerdo no se logró en poco tiempo. Implicó un trabajo de más de cuatro años de conversaciones con los campesinos, que finalmente reconocieron el impacto que causaban al entorno de tres sectores dentro del Vía Parque Isla de Salamanca, conocidos como Ciénaga del Torno, Las Piedras y Poza Verde.

 

También, les permitió sopesar que aunque podían obtener algún ingreso, los riesgos a los que se sometían por la extracción de almejas eran muy altos, un oficio que los exponía a sufrir de enfermedades respiratorias o de la piel por estar muchas horas dentro del agua. Incluso, como Parques Nacionales Naturales y autoridades ambientales locales debían mantener el control sobre la Isla de Salamanca, muchos de ellos se enfrentaban a detenciones durante sus jornadas de búsqueda del molusco y a que sus productos y equipos les fueran decomisados.

 

“Toda esta situación motivó a que los almejeros vieran que con el turismo pueden tener una mejor calidad de vida, como parte de una actividad legal y que les puede dar ingresos adecuados”, explicó Patricia Saldaña, jefe del Vía Parque Isla de Salamanca.

 

Los recorridos turísticos que harán los almejeros, que ahora estarán asociados bajo una empresa operadora Asitours, incluyen salidas o excursiones por el río Magdalena. “También harán la Ruta de la Almeja, en la que contarán a los turistas su experiencia, ahora como protectores del recurso”, agregó Saldaña. El Vía Parque Isla de Salamanca los capacitó, los entrenó en el desarrollo de la estrategia de interpretación y les mostró experiencias turísticas exitosas en áreas protegidas como Otún Quimbaya.

 

Comentarios

Share.

About Author