Crítica Película Anabelle

0
Por: Winton de Farias
Las precuelas son muy buenas cuando el recurso narrativo tiene absoluta coherencia y sorprende por su calidad en el libreto. Desafortunadamente, no todos los directores tienen ese “ángel”  de saber dirigir una segunda versión, usando un cohesivo hilo conductor.
Será que, ¿es mucho pedir? El recurso literario debe ir acompañado de un bueno guión, proceso que consiste en  el diseño de una trama coherente y que deje una huella imborrable en la mente de los espectadores.
“Annabelle 2: La Creación”, no cumple con las expectativas. Es una cinta vulgar, común y cualquiera. Su libreto no sorprende, no es claro en su métrica audiovisual y para colmo el Director David F. Sandberg nos ofrece una cinta lenta, paquidérmica, escueta, donde lo único importante es la atmosfera que se genera alrededor de un grupo de niñas, que por cierto lo hacen muy bien dentro del set… Las escenas de inicio cumplen con el objetivo… La métrica dramática no es exagerada y crea un ambiente propicio para que la famosa muñeca aparezca en escena… Esas tomas y planos generados alrededor de Annabelle, acompañadas de una suave pero profunda banda sonora, nos genera cierto miedo, ese mismo que intenta despertar el Director en el resto de la película.
¡Lástima que no lo lograra!…. El Director juega inteligentemente con escenarios y recursos visuales bastante llamativos. La historia empieza a desarrollarse de buena manera, desde una manta que se aproxima lentamente hacia la pequeña protagonista, hasta el movimiento de rostro de una muñeca que a simple vista no tiene vida propia… En este punto se destaca la excelente actuación de Talitha Bateman, la niña rubia que con su cabello desordenado y labios pomposos, descubre la demoniaca intensión de Annabelle de apoderarse de todas las almas presentes en la vieja casa… La coprotagonista es sencilla en su actuación, pero su recurso proxémico, es decir,  el uso de los gestos para generar terror es fabuloso… Esta niña maravilla a los espectadores con su semiótica gestual.
El terror se logra leer en sus labios secos cada vez que ingresaba a la habitación de Annabelle. Sus gestos con los parpados y el no poder correr por su dificultad física, la hacían más vulnerable ante la peligrosa muñeca… Esa excelente actuación es acompañada por la mexicana Stephanie Sigman, quien es la monja que lleva a las huérfanas a la casa de Los Mullins… Es su puesta en escena, la que enruta un libreto que al inicio sonó difuso, cortado, nada claro… Sin embargo, su actuación es aplaudible, sobre todo por la fuerza que le imprime en las escenas donde más se necesitaba para no dejar caer la historia… La narración si bien intenta unir al mundo diseñado por James Wan con “El Conjuro”, “Expediente Warren: caso Edfield” y “Nunca apagues la luz”, su descontrol narrativo termina asfixiando al espectador… Para colmo, los clichés del género terror terminan por enterrarla en el más oscuro baúl del olvido.
La percepción retinaria de la cinta es negativa, pasará como una cinta más del montón y es una lástima, porque el guión si es sobresaliente… La fotografía usada, sobre todo en el exterior de la vieja vivienda, es inolvidable, hermosa, lírica… Esa escena cuando una de las niñas lleva a la muñeca a un pozo sin fondo en medio de la oscura noche, es fantástica e inolvidable… No obstante, hay escenas que no generan ningún miedo, sino que al contrario hacen de Annabelle una producción parecida a las demás cintas del mismo género.
Por ejemplo esas tomas cuando el demonio asesina al papá de Annabelle es increíblemente mala. O cuando la monja es agredida contra la pared. Son aspectos narrativos que construyen una historia, pero no provoca la sensación de terror que debería generar, es decir, no se cumple con el objetivo… Otro aspecto en la que la cinta incurre en un error, es en el protagonismo de la muñeca… Entiendo que es una precuela y que la idea es como el demonio se apodera del alma de una niña, pero la muñeca debió jugar un papel más importante dentro del metraje… La muñeca ocupa un lugar terciario, ni siquiera secundario y eso genera que la producción decaiga en emoción terrorífica… Los clímax son otros elementos que tampoco funcionan en la cinta.

La monotonía en la trama hacen de “Annabelle: La creación”, una producción llana y superflua. Es un elemento que no llena la retina y que sólo se basa en estúpidos clichés para intentar llegar a las nuevas cintas del “mundo Wan”… la verdad es que es una película bastante normalita, sin mayores efectos y que no sorprende en lo absoluto… Poco recomendada…

LO BUENO: LA FOTOGRAFÍA ES EXCELENTE Y LA ACTUACIÓN DE LA NIÑA ES MARAVILLOSA…

LO MALO: EL LIBRETO ES DIFUSO Y LOS CLICHÉS DE MIEDO Y TERROR SÓLO CAUSAN RISA…
CALIFICACIÓN: DOS DE CINCO ESTRELLAS **
https://www.youtube.com/watch?v=m-lkallTOe0

Comentarios

Share.

About Author