Desminado humanitario, avance de los diálogos que toca las regiones

0

Mapas de las Farc y acercamiento a la comunidad, claves en inicio de ese proceso.

El proceso de paz de La Habana tuvo este viernes un nuevo respiro luego del anuncio del Gobierno y de las Farc sobre los avances en el desminado humanitario y el pronunciamiento del jefe máximo de esa guerrilla, ‘Timochenko’, sobre la llegada de los “refuerzos oficiales” a los diálogos de Cuba.

La mención del jefe guerrillero se dio tras el arribo de la canciller María Ángela Holguín y el empresario Gonzalo Restrepo, quienes comenzaron ayer su tarea de reforzamiento del equipo negociador oficial.

Su presencia en La Habana fue destacada por ‘Timochenko’ en una comunicación que dio a conocer en las primeras horas de este viernes , en la que también resaltó el nombramiento de Luis Carlos Villegas como nuevo ministro de Defensa.

“En este gesto y en los refuerzos oficiales para la mesa, leemos un mayor compromiso del Presidente con la búsqueda de entendimientos. Gonzalo Restrepo, una de las voces más representativas del sector empresarial y petrolero, y la canciller María Ángela Holguín llegan desde hoy (viernes) a la mesa de conversaciones. Su peso y jerarquía contribuirán a vencer muchas prevenciones”, afirmó el subversivo.

El refuerzo oficial al proceso con las Farc llega en un momento clave de los diálogos de La Habana. Los recientes hechos de violencia ocurridos en Colombia generaron una especie de estancamiento en las negociaciones, el cual parece haber quedado superado con los gestos de ayer.

Para el director del semanario de izquierda Voz, Carlos Lozano, uno de los hombres más conocedores de las Farc, la comunicación del jefe de la guerrilla busca “atemperar el ambiente, no solamente de la mesa de La Habana sino del proceso de paz, que está pasando por momento difíciles”.

“Esas palabras de ‘Timochenko’ demuestran mucha serenidad y voluntad del comandante de las Farc en el camino de la paz”, dijo Lozano.

Desescalamiento

Así mismo, se conocieron algunos avances en el proceso de desminado humanitario. La vereda El Orejón, en el municipio de Briceño (Antioquia), fue el lugar escogido por las dos partes para avanzar en este proceso, uno de los acuerdos que se acogió como parte del desescalamiento del conflicto.

De acuerdo con el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, esta labor es una “primera muestra de lo que se puede lograr mediante el trabajo coordinado”.

“Por primera vez, tras más de cincuenta años de conflicto, un batallón del Ejército colombiano y las Farc, en forma conjunta, llevan a cabo acciones que favorecen una población afectada en forma severa. En forma dramática”, destacó De la Calle.

Como paso para avanzar en el desminado humanitario, según dijeron las partes, se ubicaron 12.000 kilómetros cuadrados, en los que se comenzará a realizar un trabajo de “limpieza” de artefactos explosivos sembrados allí por la guerrilla.

En la ubicación de este terreno fueron claves los mapas que entregaron las Farc y el acercamiento a la comunidad de municipio antioqueño, el cual se alcanzó gracias a la organización de desminado Ayuda Popular Noruega.

Respaldo de ONG a la negociación

Un grupo de más de 500 ONG les hicieron un llamado al Gobierno y a las Farc para que reduzcan la intensidad del conflicto que se vive en el país.

“Pretender que la derrota militar del adversario conduce a la paz no se corresponde con la realidad. Las partes deben preferir la vida de las mujeres y los hombres de Colombia, antes que los cálculos políticos”, señalaron en el comunicado en el que hablan del cese bilateral de hostilidades. “Persistimos en llamar a las partes a no levantarse de la mesa”, dicen.

‘La opción siempre es dialogar’: Roelf Meyer

Un mensaje que debe persistir en la mesa de negociaciones fue el que dejó Roelf Meyer, líder de reconciliación de Sudáfrica en su paso por Colombia. Lo hizo en el marco del primer conversatorio del programa para pedagogía de paz que lidera la Presidencia de la República.

En diálogo con la historiadora Diana Uribe, Meyer recordó cómo fue que Sudáfrica pasó del apartheid a la democratización y la manera como enfrentaron los momentos más tensionantes de las negociaciones de paz, de las que él hizo parte como negociador del Gobierno.

“Iniciamos los diálogos de cero, no tuvimos confianza y en seis años fuimos exitosos”, recordó.

En sus reflexiones destacó la figura de Nelson Mandela, quien fue el líder máximo de la paz en Sudáfrica. Para él, el nobel de Paz fue “la demostración de voluntad” y la figura más importante de reconciliación.

Dijo que durante este proceso, en el que Sudáfrica estaba dividida, la oposición a las negociaciones fue uno de los principales inconvenientes, ya que la minoría blanca “temía” por lo que pudiera ocurrir, pero finalmente Mandela, con su “demostración de reconciliación”, logró que se superaran esos sentimientos.

Agregó que lo que se debe hacer es “persuadir a la mayoría de que la paz es lo mejor”.

Sin embargo, dijo que la escalada de la violencia también causó tropiezos en esta transición. En su diálogo, expuso que uno de los momentos de mayor tensión fue cuando asesinaron a 45 personas, simpatizantes de Nelson Mandela, y agregó que de este hecho la lección más importante fue que nunca se pararon de la mesa.

“El mejor acuerdo al que se puede llegar es que se debe seguir hablando”, advirtió.

Su diálogo con Diana Uribe se vio interrumpido por los anuncios sobre desminado del Gobierno y las Farc, los cuales Meyer destacó y dijo que estos logros pueden ser “pequeños pasos” que abren un “panorama mayor” para lograr la paz.

Culminó invitando a escoger siempre como única opción el diálogo.

Fuente: EL TIEMPO

Comentarios

Share.

About Author