Diez destinos turísticos para honrar a los próceres de la patria

0

El 20 de julio de 1810 fue el comienzo de un proceso que la historia ha identificado como el inicio de la campaña independentista de Colombia, que se consumó posteriormente en 1819 con la Batalla de Boyacá.

A lo largo de este período surgieron numerosas figuras que los colombianos han identificado con el paso del tiempo como próceres de la independencia, entre ellos José Acevedo y Gómez, el tribuno del Pueblo; Antonio Nariño, que tradujo la Declaración de los Derechos del Hombre; Francisco José ‘El Sabio’ Caldas, quien participó activamente en la estrategia que condujo a la independencia de Colombia, y Francisco de Paula Santander, conocido como el ‘Hombre de las leyes’.

El poeta y presidente de la Sociedad Bolivariana de Barranquilla, Jorge Artel, afirma que “esta fecha es importante para el centralismo porque fue en Bogotá donde un grupo de granadinos gestó el inicio de la lucha contra el yugo español”.

El 20 de julio en el Caribe

Los historiadores todavía debaten el reconocimiento que esta fecha debe tener en el territorio nacional. Para algunos estudiosos como Jorge Artel, el Caribe colombiano no debería celebrar el 20 de Julio. “Si miramos el Acta de Independencia hay un punto en el quieren que el rey de España siga siendo su protector, entonces no es una independencia absoluta”.

Para Artel, la fecha que tuvo una verdadera respuesta contestaría en contra de España fue el 11 de noviembre de 1811. “En esta fecha los cartageneros sí fueron los primeros que dijeron que no querían absolutamente nada del rey de España”, recalca Artel.

Las voces de estos protagonistas de la historia siguen resonando en este recorrido turístico e histórico por los lugares que guardan el legado de los próceres de la patria.

Museo Bolivariano de Soledad Atlántico

Los visitantes conocerán los episodios vividos por el Libertador Simón Bolívar durante poco más de un mes antes de irse a morir a Santa Marta, víctima de tuberculosis.

Es una casa tipo colonial que era propiedad de Pedro Juan Visbal. Esta se encuentra ubicada en la cabecera municipal, a pocos metros de la iglesia central de Soledad.
La Casa de Bolívar en Soledad fue declarada Monumento Nacional y Museo Bolivariano, mediante decreto emanado por el Concejo de ese municipio.

De acuerdo con los historiadores, la edificación convertida en Museo Bolivariano fue construida entre los años 1790 y 1810. Allí se hospedó hace 185 años el Libertador Simón Bolívar, desde el 4 de octubre de 1830 hasta el 7 de noviembre del mismo año.

En esta casa, Bolívar escribió 23 cartas y el borrador de su testamento. Allí celebró su último cumpleaños con una cena el 28 de octubre de 1830.

Sabanilla- Atlántico

Una caseta en Punta Roca recuerda el paso del Libertador por este lugar en 1830, cuando se fue navegando en el bergantín Manuel, escoltado por la corbeta norteamericana Grampus, rumbo a Santa Marta, donde moriría 17 días después.

En esta especie de garita se encuentra un mosaico que idealiza la presencia de Bolívar en el lugar, y la bitácora de viaje del barco que recogió al Libertador cuatro días después en su destino final, la Quinta de San Pedro. Para llegar al sitio se toma la vía a Sabanilla hasta Punta Roca, en la entrada de las canchas de softbol del Country Club.

Quinta San Pedro Alejandrino- Magdalena

El libertador murió el 17 de diciembre de 1830 en la Quinta San Pedro Alejandrino en Santa Marta, dejando como legado la independencia del Virreinato de Nueva Granada (Colombia).

Actualmente, la Quinta es el recinto histórico de mayor importancia en Santa Marta, porque cuenta con objetos representativos que fueron testigos del fallecimiento: un reloj que marca la hora de su muerte, la cama donde expiró el Libertador y un sillón de terciopelo rojo donde dictó su última proclama.

También guarda mobiliario de la época y algunos objetos que originalmente pertenecieron a la familia De Mier, que están conservados.

La reseña histórica de la Quinta cuenta que inicialmente en la Casa de la Aduana (antigua Casa del Consulado español), el 6 de diciembre –a instancia de Joaquín De Mier y del doctor Alejandro Próspero Réverend- Bolívar es trasladado en berlina a la Quinta de San Pedro Alejandrino. Los cuatro primeros días recorre toda la hacienda, después cae en cama y no sale nunca más de su habitación.

Mompox – Bolívar

Lugar de una arquitectura que quedó estancada en el tiempo. En sus calles y plazas se libraron decisivas batallas independentistas. “La llegada de Simón Bolívar a Mompox fue definitiva para la Campaña Admirable que finaliza allí. En esta población Bolívar lanza su famosa proclama “si a Caracas le debo la vida, a Mompox le debo la gloria”, enfatiza Artel.

Según afirma el historiador Luis Domínguez Hazbún, en esa villa pueden encontrarse diversos monumentos que honran la memoria del Libertador, como son una estela en piedra en la que se detalla su recorrido en la Campaña del Magdalena y la escultura, en homenaje al ‘Hombre de las Dificultades’, que reposa en el Parque de la Libertad, al frente del Convento de San Carlos, hoy Palacio Municipal. “Históricamente esta plaza es importante porque allí se reunió el pueblo para dar el grito de la independencia, después de que, reunido el Cabildo, se firmara el Acta de Proclamación de Independencia Absoluta de España (6 de agosto de 1810)”, señala Hazbún.

También en Mompox sigue en pie la casa del prócer Hermógenes Maza, uno de los combatientes de Bolívar, ubicada en la ‘Calle de Atrás’ con ‘Callejón de la Faltriquera’. El General Maza nació en Bogotá el 20 de abril de 1792. Fue gran combatiente y héroe de Tenerife. El 14 de julio de 1847, a las 5:30 de la tarde, muere en el Hospital de Mompox. El 19 de octubre de 1812, esta población fue atacada y luego de una enorme resistencia, narra el historiador Vladimir Daza Villar “se inició la historia tortuosa de la independencia de la Villa de
Santa Cruz de Mompox”.

Cuando el ejército conquistador llegó a Cartagena e inició el bloqueo de la ciudad el 22 de agosto de 1815, la caballería comenzó operaciones por el Magdalena y atrapó, cerca de Montería, a Pantaleón Germán Ribón, jefe del estado mayor de los patriotas, a Rafael Cardile junto con otros oficiales y dio de baja al capitán Felipe Madrid y a otros más. El 24 de febrero de 1816 fue fusilado Pantaleón Germán Ribón, y en Mompox cobraron la vida del patriota Fernando Carabaño, su cuerpo fue despedazado y colocado en lugares públicos como escarmiento.

La casa del Florero – Cundinamarca

La oficina de turismo de Bogotá describe que en este lugar se exhiben objetos personales, retratos, grabados, dibujos, esculturas, uniformes y otros elementos alusivos a la historia de Colombia.

Guarda la copia del Acta de Independencia, una colección de Constituciones de Colombia, el Memorial de Agravios de Camilo Torres, retratos, uniformes y documentos del general Francisco de Paula Santander, y óleos de quienes hicieron parte en la gesta de independencia.

Su histórico balcón esquinero, las puertas y ventanas, las balaustradas y los balcones corridos del interior son detalles adicionales que el visitante puede admirar.

En la Casa del Florero estaba la tienda del español José González Llorente, que en aquel entonces se llamaba pulperías.

Hay una vitrina en la que reposa una parte del famoso florero original, que fue posteriormente restaurado.

Quinta de Bolívar- Cundinamarca

Transcurría el año de 1800, cuando José Antonio Portocarrero compró los terrenos en los que construyó una quinta campestre, que adecuó para agasajar al Virrey Amar y Borbón.

Fue adquirida en 1820 por el gobierno de la Nueva Granada y obsequiada al Libertador, como muestra de gratitud a la causa independentista.

La quinta le sirvió a Bolívar como lugar de descanso y de celebración por las victorias militares; allí se refugió luego de la conspiración septembrina y presagió la inminente desintegración de la Gran Colombia.

La casa ha sido restaurada buscando que sus salas y dependencias luzcan como en la época en que el Libertador la habitó. Se pueden visitar los salones de Manuelita, el gran salón, el comedor, el salón de juegos y la alcoba de Bolívar.

Puente de Boyacá – Boyacá

Este sitio, ubicado 14 kilómetros antes de Tunja, por la carretera central de sur a norte desde Bogotá, es un parque histórico que conmemora la Batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819 entre el ejército Español y la Campaña Libertadora de la Nueva Granada, liderada por Simón Bolívar. En homenaje a este glorioso hecho, que gestó la Independencia de Colombia, se erigió un jardín, varios monumentos, la Plaza de Banderas y el famoso puente.

Casa Museo Antonio Nariño – Boyacá

Antonio Nariño es conocido como el pionero de la independencia de nuestro país y como uno de los grandes padres del periodismo político colombiano. Además, tradujo la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, extraída de la Revolución Francesa. Muere en Villa de Leyva el 13 de diciembre de 1823 a los 58 años de edad. Allí está la casa que fue testigo del deceso, ambientada actualmente como un museo que guarda sus memorias. Se caracteriza por la exposición de las Cartas de Antonio Nariño, resultado de la recopilación realizada en libros, bibliotecas, revistas y documentos de la colección de la casa.

Panteón de los próceres – Cauca

Popayán, la capital de Cauca, fue el escenario donde personajes como Camilo Torres y Francisco José de Caldas iniciaron sus carreras como futuros héroes de la patria.

En el Panteón de los Próceres de Popayán, en pleno centro histórico de la ciudad, reposan sus restos.

La Universidad del Cauca reseña que este edificio fue construido en 1928 como sede de la Asamblea Departamental, pero a partir del 27 de diciembre de 1940 se le dio su actual uso.

Los restos de héroes como Camilo Torres, Joaquín Mosquera, José María Obando, Tomás Cipriano de Mosquera y Francisco José de Caldas, reposan en urnas cinerarias en el recinto.

Casa museo del general Santander -Norte de Santander

En este lugar ubicado en la Villa del Rosario, Norte de Santander, nació el General Francisco de Paula Santander el 2 de Abril de 1792 y la habitó hasta 1805, cuando partió a Santa Fé a seguir sus estudios en el Colegio Mayor de San Bartolomé.

Al fallecer el padre del prócer en 1808, quedó al frente de la casa de Don Eugenio Santander Vargas, hermano medio del general Francisco Antonio Quiroz, quien la obtuvo en subasta pública en 1831, y por motivos que aún no se han aclarado la vendió en 1841 a la señora Buenaventura Castro por $5.772.

Existen muy pocos artículos de la época. El ambiente, los jardines y la arquitectura recuerdan la niñez del General Santander conformando un museo evocativo, donde el visitante puede interactuar con la vida y obra del General desde su nacimiento hasta su muerte, pasando por su actividad cultural hasta su exilio.

 

 

 

Fuente: Redacción El Heraldo

Comentarios

Share.

About Author