Fiscalía seguirá tras bienes del fallecido fundador de la San Martín

0

Con la muerte del fundador de la Universidad San Martín, Mariano Alvear Sofán, la Fiscalía cerrará la investigación que se adelanta en su contra por las irregularidades que llevaron a la intervención del centro educativo, pero seguirán vivos los procesos de extinción de dominio contra sus bienes.

Alvear, de 76 años, murió este lunes en su casa de descanso en Girardot, en la que permanecía recluido desde marzo pasado, cuando un juez le concedió prisión domiciliaria por problemas de salud que lo aquejaban.

El otrora patriarca de la San Martín, que siempre fue atendido por un médico particular y que se negó a entregar a la Fiscalía su historia médica, murió 40 días después de que el ente acusador presentara el escrito de acusación en su contra para que respondiera en juicio por 14 fraudes procesales, 14 falsedades materiales, 17 fraudes a resolución judicial, estafa en la modalidad de delito masa, enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir. Unidades del CTI realizaron la inspección del cadáver, y la tesis es que murió por causas naturales.

Fuentes de la Fiscalía señalaron que el capítulo penal contra Alvear será cerrado, pero se avanza en la investigación contra los demás enredados en los malos manejos de la plata de la San Martín. De hecho, ya hay un expediente contra otras 15 personas, entre ellos varios familiares de Alvear, que serían llamados a imputación de cargos.

“Con la muerte de Alvear no se detiene el proceso, ahora lo importante es seguir avanzando en la búsqueda de la fortuna que Alvear consiguió desviando recursos de la universidad. Esa plata debe regresar al centro educativo”, le dijo a este diario una alta fuente del ente acusador.

Incluso, la Fiscalía ya radicó ante los jueces un recurso para que varios bienes que fueron puestos ilegalmente a nombre de Alvear Sofán y que están avaluados en 40.000 millones de pesos regresen a la nueva administración de la universidad.

Levantaron embargos

De acuerdo con la investigación, Alvear fue el determinador de las irregularidades y dio instrucciones para sacar dinero y bienes de la universidad para entregarlos a otras empresas del clan. Es el caso de dos bienes ubicados en Bogotá y que tenían tres órdenes de embargo emitidas por juzgados de Bogotá y Cali.

Con documentos falsos, con los que habrían levantado esos embargos, los predios fueron vendidos por la San Martín al Centro Internacional de Biotecnología reproductiva (Cibre), propiedad de la misma familia Alvear. Otro de los inmuebles de la universidad, que también estaba embargado y que con la misma modalidad habrían levantado la medida cautelar, fue vendido en enero del 2012 a la Fundación Qualite Fish Meat and Vegetable Corporation, cuyo representante legal era Mariano Alvear. A los pocos días de la operación, el edificio fue hipotecado por cinco mil millones de pesos que entraron a las cuentas de Alvear.

Cuando la universidad ya estaba siendo investigada por la Fiscalía y un mes antes de la intervención, el clan Alvear entregó como garantía al Banco Colpatria al menos seis inmuebles y a cambio recibió dos créditos: uno por 33.000 millones de pesos y otro por 2,5 millones de dólares.

La Fiscalía dice que como parte de las garantías para conseguir créditos, Alvear incluso llegó a comprometer los pagos de los futuros estudiantes que se matricularan en la San Martín

El patriarca de la universidad tampoco respondió por la estafa en masa a los estudiantes de siete carreras que se matricularon desde el segundo semestre del 2012 en carreras que no estaban aprobadas por el Ministerio de Educación.

El ente investigador se concentra ahora en rastrear el dinero de la Fundación que habría terminado en varios paraísos fiscales.

Actualmente, la San Martín( FUSM) tiene una rectora y un plenum elegidos por el Ministerio de Educación que avanzan en el proceso para sanear la universidad.

La nueva administración ya logró que 8.500 estudiantes regresaran a clases y trabaja en la inversión de 500 millones de pesos para planes de mejoramiento.

Actualmente están funcionando 14 programas académicos presenciales en Bogotá, Cali, Pasto y Puerto Colombia.

 

 

 

Fuente: Redacción El Tiempo

Comentarios

Share.

About Author