Gobierno interviene manejo de recursos de La Guajira

0

El despilfarro y los riesgos crecientes en el manejo de dineros públicos, que han conllevado a una “mala calidad” o incluso a que no se presten los servicios de salud, educación y agua potable, además de la irresoluble crisis política, llevaron al Gobierno Nacional a intervenir los recursos que debía girar este año a La Guajira para esos tres sectores.

La decisión, adoptada a primera hora en la mañana –como lo había anticipado EL HERALDO– por el Consejo Nacional de Política Económica y Social, Conpes, en presencia del presidente Juan Manuel Santos y todos sus ministros, significa que este Departamento no manejará en 2016 los cerca de $785.000 millones que debía recibir para educación ($513.000 millones), salud ($216.000 millones) y agua potable ($56.000 millones), recursos provenientes del Sistema General de Participación, SGP.

El Director de Planeación Nacional, Simón Gaviria, dijo que de no resolverse los problemas detectados en cada uno de los tres sectores, la intervención se prolongaría “hasta por tres años”.

Fallas protuberantes

“Eso está acá (en La Guajira) muy crispado, muy crispado”, dijo un dirigente que pidió la reserva de su nombre y enfatizó que “los que están pegados en la teta (de los recursos públicos) han sido los primeros en brincar; los están destetando”.

Sobre la intervención fiscal, fue el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien afirmó, en rueda de prensa, que en territorio guajiro había “despilfarro de recursos” y sostuvo que “ante circunstancias excepcionales, medidas excepcionales”. Añadió que el Gobierno Nacional “defiende la descentralización”, pero cuando identifica “fallas protuberantes” en la prestación de servicios que son esenciales para los colombianos, “tenemos que aplicar estas medidas extraordinaria”. Calificó la de La Guajira como “una situación insostenible por la mala calidad de los servicios de educación, salud y agua”.

No pueden gastar

Cárdenas lanzó, de inmediato, un mensaje a los secretarios departamentales de Salud (César Ballesteros García) y de Educación (Jorge Céspedes Ospino): les advirtió que ya “no tiene funciones como ordenadores del gasto”.

También le fueron retiradas esas funciones al encargado de el Plan Departamental de Agua (Delay Magdaniel), que se nutre de un préstamo del Banco Mundial. Anunció el minhacienda que expedirá tres resoluciones nombrado a los nuevos responsables de manejar los recursos de la salud, la educación y el agua, lo que la Presidencia de la República calificó como “equipos élite” para hacer frente a esta parte de la crisis guajira.

“Estamos protegiendo los recursos de los colombianos, y particularmente de los habitantes de La Guajira”, subrayó Cárdenas.

Las anomalías

Gaviria dijo que en materia de agua y saneamiento las coberturas de La Guajira están por “debajo del promedio nacional”, al punto de que solo tres municipios de 15 suministran agua apta para consumo humano.

Además, pese a las notables necesidades de contar con el agua, actualmente están suspendidos 17 proyectos porque ni la Gobernación ni las alcaldías han contratado las interventorías. Entre 2010 y 2015 el Departamento no ejecutó transferencias para este servicio por $39.101 millones.

En el sector Educación es el único Departamento del país que no ha empezado la jornada escolar para cerca de 15.000 niños, además de que fueron detectadas contrataciones sin el lleno de los requisitos legales; hay irregularidades en el reconocimiento de horas extras a maestros y se han perdido recursos de la Nación por no reporte de información.

Pero las irregularidades no paran ahí. En el manejo de la salud hallaron que recursos para financiar jornadas de vacunación u otras actividades de prevención, se gastan en sillas y papel para oficinas.

La red pública hospitalaria no está certificada, lo que impide que se hagan inversiones; existen deudas acumuladas por unos $35.000 millones, lo que afecta el acceso y la calidad de este servicio, manifestó Simón Gaviria. El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, dijo que esperan lograr el saneamiento financiero, pagar las deudas y ejecutar oportunamente los recursos del sector.

Paralelo a la decisión del Conpes, el presidente Santos prepara el nombramiento de los encargados en la Gobernación y la alcaldía de Riohacha en reemplazo de Wilmer González y Fabio Velásquez, presos por delitos electorales y peculado, respectivamente.

“Por la crisis, era necesario intervenir”

El Gobierno Nacional, a través del secretario Privado de la Presidencia, Luis Guillermo Vélez, dijo que a raíz de la asoladora sequía de 2014 en La Guajira que ocasionó el fenómeno de El Niño, el presidente Santos lanzó al año siguiente la Alianza por el Agua y la Vida. Esta estrategia ha significado inversiones adicionales por $250.000 millones a través de diferentes ministerios, al margen de las regalías y del giro anual del SGP, pero en este Departamento “la crisis institucional continúa”. Por esa razón, atendiendo la “compleja situación humanitaria social y económica” que allí se vive y la crisis política que enfrentan, el Gobierno Nacional decidido tomar las medidas de intervención fiscal para “asegurar el uso transparente de los recursos públicos”, afirmó Vélez en conferencia de prensa en la Presidencia.

“Existía un riesgo” en el sector de la educación, Yaneth Giha

La ministra de Educación, Yaneth Giha, dijo que en su cartera están comprometidos en garantizar la educación de los 217.000 niños y jóvenes estudiantes de La Guajira. “Hoy vemos un riesgo frente a la prestación de este servicio. En particular hay tres temas que nos han alertado y por eso vimos la necesidad de asumir estas competencias: hoy, 15.000 niños no están matriculados, hemos encontrado inconsistencias en los informes financieros y tenemos gastos administrativos por encima de lo que ha sido autorizado”, explicó. Dijo que por eso asumen las competencias de la educación de “todo el Departamento” y en particular en las secretarías que allí operan: la departamental, la de Riohacha, la de Uribia y la de Maicao. Indicó que con un equipo de trabajo garantizarán el desarrollo de la educación con los tres componentes centrales para la población de educandos, es decir cobertura, calidad y equidad. “Estamos poniendo en marcha un plan para lograr nuestro gran objetivo que es que los estudiantes puedan asistir a clases con los mejores servicios garantizados”.

Gastos, deudas y rezago en los servicios de salud, Alejandro Gaviria

Al explicar la decisión tomada en su sector, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, dijo que con la Dirección de Apoyo Fiscal identificaron una “serie de problemas” en la administración de los recursos del SGP en La Guajira: el gasto administrativo estaba desbordado, había crecido sustancialmente y los indicadores mostraba que estaba por encima del doble de lo que debería ser; este es el único Departamento del país donde no existe el Documento de Red, que es una planificación de cómo opera la red pública en los territorios, y las deudas del NO POS habían crecido sustancialmente y llegaban a un valor cercano a los $35.000 millones, pero los recursos, paradójicamente, estaban allí girados a la administración. Dijo que “no teníamos defensa judicial” y que “la ejecución de los recursos para la salud pública presenta grandes rezagos”. Por estas razones habían establecido un plan de desempeño y en el seguimiento con el Ministerio de Hacienda evaluaron que no se estaba cumpliendo. “Eso obligó a esta medida que es una excepción de la descentralización”, indicó.

“Hay que reactivar el plan departamental de agua”, Elsa Noguera

La ministra de Vivienda, Elsa Noguera, informó que básicamente apoyarán todo lo relacionado con el manejo de los recursos que envía la Nacional para el sector de agua potable y alcantarillado, pero especialmente asumirán el Plan Departamental de Agua, PDA, con varios propósitos. El primero, acelerar el ritmo de las obras que están en ejecución para aumentar cobertura, tanto en agua como en alcantarillado; el segundo, como hay una serie de obras contratadas por el PDA que se encuentran suspendidas, cuando las necesidades son evidentes, uno de los propósitos es reiniciarlas; tercero, aumentar la inversión en este sector, y, cuarto, avanzar rápidamente en los esquemas diferenciales, que “nos va a permitir mejorar las coberturas” en las zonas de alta dispersión, en especial en las áreas rurales y la Alta Guajira. “Todo esto buscará mejorar los indicadores y que La Guajira pueda tener, en materia de acceso a los servicios de agua y alcantarillado, indicadores similares al promedio nacional”, dijo.

Comentarios

Share.

About Author