ICBF pide a la Iglesia Católica que rechace públicamente abuso de menores

0

La respuesta que dio la Arquidiócesis de Cali a los padres cuyos hijos fueron abusados sexualmente por curas, fue el más reciente escándalo de pederastia al interior de la Iglesia Católica en Colombia. Al culpar a los progenitores por el abuso del que fueron víctimas sus hijos, la institución levantó una nube de indignación por insinuar que los menores no sufrieron daños morales por los abusos ocurridos en 2009, y por los cuales fue condenado el sacerdote William Mazo a 33 años de cárcel. El Instituto Colombiano de Bienestar Familia (ICBF) se sumó al enfado de familias y habitantes que han pedido justicia para estos casos, y que preparan un plantón para la próxima semana.

Por medio de una sentida carta dirigida al cardenal Rubén Salazar, presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano, la directora del instituto, Cristina Plazas, le manifestó su preocupación por el silencio que ha guardado la institución luego de que el caso saliera a la luz pública. Destacando su formación y creencias católicas, Plazas le pide a Salazar que esta es la oportunidad para que la Iglesia Católica manifieste su total rechazo no solo hacia la respuesta que dio el abogado Walter Collazos, apoderado de la iglesia, sino también por todos los hechos que rodean el abuso sexual, descrito por la funcionaria como “el delito más atroz de la humanidad”.

Plazas quiso ‘refrescarle’ la memoria al prelado, y citó una frase que lanzó hace algún tiempo. “En los casos de abuso sexual hay que hacer todo y más para evitar que esto se pueda repetir”, dijo en su momento el cardenal, por lo que la directora del ICBF le pidió que esa misma convicción se haga pública ahora que la Iglesia está en el ojo del huracán.

“Ante la gravedad de esos argumentos, acudo a su sabiduría para que, de una vez por todas, la Iglesia colombiana rechace y desautorice públicamente esas afirmaciones sobre la base de que no corresponden a los fundamentos de la fe que profesamos”, manifestó Plazas en la misiva en la que también cita al papa Francisco, durante uno de los discursos que ha dado aceptando y rechazando el abuso sexual de sacerdotes a niños.

Para Plazas, está claro que es inadmisible que los padres sean catalogados como los responsables del abuso sexual del que fueron víctimas sus hijos. Por tanto, afirma que una verdadera reparación por los hechos ya comprobados y juzgados empieza con que la Iglesia acepte su responsabilidad en nombre de los prelados que cometieron los crímenes, para que pueda prosperar la demanda de reparación que cursa en el Juzgado 22 Penal de Conocimiento de Cali.

“Como millones de colombianos”, dice Plazas, el ICBF espera que la Iglesia desacredite totalmente al abogado que oficia como apoderado de la Arquidiócesis de Cali y, finalmente, le pide al cardenal Salazar que asuma el compromiso público que contrajo el papa Francisco en septiembre de 2015, cuando desde la capilla de San Martin, en Palencia (España), dijo que vigilará a la institución y prometió que los culpables de las violaciones pagarán ante la justicia. Según Plazas, dicho compromiso “no puede ser desconocido con el silencio de nuestros jerarcas de la Iglesia”.

 

Tomado de El Espectador

Comentarios

Share.

About Author