Cinco ataques de Farc desde el anuncio del cese del fuego unilateral

Desde el anuncio de las Farc del inédito cese unilateral indefinido del fuego, que comenzó a las cero horas de hoy (sábado), según lo confirmó esa guerrilla en Twitter y luego a través de un comunicado, el país vivió una arremetida que dejó ocho uniformados muertos, entre ellos tres policías.

El hecho más sangriento se registró en la madrugada de este viernes en Santander de Quilichao (Cauca), en una emboscada de la columna móvil Jacobo Arenas y el sexto frente de las Farc a militares que custodiaban la construcción de una carretera. Allí murieron cinco militares, siete resultaron heridos y uno más está desaparecido.Horas antes, en el perímetro urbano de Toledo (Norte de Santander), murieron tres patrulleros cuando se movilizaban en una camioneta. Fueron atacados a tiros por hombres que les salieron al paso.Los hechos de violencia previos a la tregua unilateral incluyeron el atentado al oleoducto Transandino, en Tumaco (Nariño); el derribamiento de una torre de energía que dejó sin luz al puerto de Buenaventura (Valle) y el ataque con 80 kilos de explosivos contra la vía Panamericana, entre Cali y Popayán.Desde Itagüí (Antioquia), el presidente Juan Manuel Santos lamentó la muerte de los cinco soldados y aseguró: “Esa es la guerra que quiero terminar”.“Estos cinco soldados, estos cinco héroes cayeron cumpliendo con su deber”, afirmó el mandatario, quien aseguró que espera que el cese unilateral “se complemente con otros gestos para ir desescalando este conflicto”.Santos explicó que los uniformados caídos este viernes se suman a otros cinco miembros de la Fuerza Pública muertos la última semana en cumplimiento de su deber y recordó la reciente neutralización de 31 integrantes de la guerrilla, 15 de los cuales fueron abatidos en combate.El jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, también lamentó la muerte de los policías y militares en acciones guerrilleras y subrayó que “el propósito de las conversaciones es que esto no se repita”.“Como ha dicho el presidente Santos, el corazón del proceso son las víctimas. Las que ya han sufrido, pero también las que tenemos el deber moral de evitar”, dijo De la Calle en una declaración en la Casa de Nariño.El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, rechazó los ataques y en su cuenta de Twitter escribió: “Prometen cese del fuego, pero horas antes atentan contra Colombia. Eso no es serio, solo muestra su verdadera voluntad terrorista”.Este año, de acuerdo con el Ministerio de Defensa, las Farc y el Eln realizaron 159 acciones –13 más que en el 2013–, entre emboscadas y hostigamientos, contra la Fuerza Pública.Aunque los ataques a infraestructura eléctrica y oleoductos se redujeron en un 49 por ciento, en comparación con el 2013 (de 391 pasó a 201), estos hechos no solo afectaron la seguridad, sino la economía del país.Pero así como la guerrilla generó impacto con sus acciones, también fueron afectados con las operaciones de la Fuerza Pública. El general Juan Pablo Rodríguez, comandante de las Fuerzas Militares, dice que las Farc han perdido en los últimos tres años cerca de 21 estructuras.Este año, 2.678 guerrilleros fueron capturados –260 más que en el 2013— y 273 murieron en operaciones de las Fuerzas Militares y de la Policía. Además, las desmovilizaciones de guerrilleros continuaron: 1.240, con corte a noviembre pasado.

Había información de que iban a atacar en Cauca

Las ráfagas de fusiles y el estallido de algunas granadas sorprendieron a decenas de soldados del Batallón Pichincha que en la madrugada de este viernes se habían desplegado por las empinadas montañas de la vereda Vilachí de Santander de Quilichao, en el norte del Cauca.En esa área, entre la vereda San Pedro y el corregimiento Mondomo, el Batallón Pichincha había intensificado sus operaciones para reforzar la seguridad de los trabajos de pavimentación de una carretera que beneficiará a más de 3.000 familias del resguardo nasa Canoas.La Tercera Brigada indicó que había dispuesto más soldados en esta región desde que tuvo información de que la guerrilla atacaría obras de infraestructura vial y perpetraría atentados contra el comando de la Brigada Móvil 14 del Ejército, en Caloto, y las instalaciones del Batallón Pichincha, antes de que entrara en vigencia la tregua unilateral de las Farc.Al momento de la emboscada, los uniformados realizaban “una operación en profundidad para brindar seguridad a los soldados que protegen esa maquinaria y sus operarios”, dijo el general Wilson Cháwez, comandante de la Tercera Brigada.Eran las 3:30 de la mañana del viernes, cuando “entramos en combate con miembros de la columna Jacobo Arenas, que tenían apoyo del frente sexto de las Farc”, agregó el oficial. El general dijo que el grupo de la emboscada, que finalmente dejó cinco soldados muertos, uno más desaparecido y otros siete heridos, estaría encabezado por alias ‘Óscar’.

Fuente: El Tiempo.