La Casa del Rey castigó a la Infanta Cristina

0

Cristina de Borbón, hermana del Rey de España, Felipe VI, ya no es más la duquesa de Palma de Mallorca. El monarca español le retiró ayer a la infanta la dignidad, que le regaló en 1997 su padre y entonces rey Juan Carlos de Borbón, en la última movida de la familia real para marcar distancia cuando ella espera un juicio por fraude fiscal.
Y es que Cristina, de 49 años, fue acusada en medio de una investigación a su marido, Iñaki Urdangarin, quien enfrenta cargos que incluyen lavado de dinero y fraude. Será la primera integrante de la familia real española que vaya a juicio desde la restauración de la monarquía en 1975 y, si es declarada culpable, podría ser condenada hasta a cuatro años de cárcel.
Aunque el abogado de la infanta, Miquel Roca, reaccionó diciendo que Cristina había pedido por carta al rey la retirada del título, el Palacio de la Zarzuela explicó que el monarca había tomado la decisión antes de recibir la misiva y que comunicó la decisión a su hermana con una llamada telefónica el jueves.
La decisión del Rey de quitarle el título nobiliario a su hermana es, para Ana Romero, escritora española y autora del libro Final de Partida (una crónica de los hechos que provocaron la abdicación del rey Juan Carlos I), “un puñetazo encima de la mesa, una decisión que puede ser leída como muy positiva para el futuro de su reinado”.
En declaraciones, Romero aseguró que “para revocarle el título a la infanta Cristina, Felipe VI tuvo que forzar ligeramente la legalidad del régimen general de títulos nobiliarios. El anuncio del rey Felipe VI marca el inicio de su reinado, fue una decisión política de mucho calado”.
Pero, ¿cuáles son las implicaciones reales para la infanta? ¿qué significa, en la práctica, dejar de ser duquesa?
“La infanta no pierde nada material. Un título nobiliario no implica dinero ni posesiones. Con lo que pasó ayer, se le arrebató públicamente parte de su dignidad real, porque la dignidad personal ya la tiene bastante afectada. La infanta Cristina lleva cuatro años hundiéndose cada día más en su propia miseria. Socialmente y, desde el punto de vista de los mismos españoles, está completamente hundida”, dijo Romero.
Frente a las mismas preguntas, el escritor español Víctor Corcoba Herrero respondió que el anuncio del rey “no tiene más implicación que la expectativa que pueda crear la noticia. Pienso que, sobre todo, va a alimentar la versión, si acaso, de que ella conocía los líos que su marido tenía, aprovechándose de la condición de miembro de la Familia Real para favorecer esas actividades supuestamente ilegales de su esposo”.
No renuncia a la sucesión
Lo ocurrido puso en relieve una petición que ha estado sobre la mesa desde que inició el escándalo en noviembre de 2011: que la infanta Cristina renuncie a sus derechos sucesorios con el fin de proteger la imagen de la Casa del Rey antes del juicio.
“Son cosas distintas: por un lado está el ducado de Palma de Mallorca que le regaló el rey Juan Carlos I cuando se casó en 1997. Esto es lo que le quitó Felipe VI. Por otro lado están los derechos sucesorios, a los que ella puede renunciar o que solo pueden quitársele si contrae matrimonio en contra de la voluntad del rey y su la Corte, que no ha sido el caso”, explicó Romero.
El paso lógico para la infanta es, según la escritora, la renuncia a sus derechos sucesorios. “Sin embargo, ella lleva contradiciendo la lógica de las cosas desde el 7 de noviembre desde el año 2011, cuando la Policía Judicial irrumpió en la sede del instituto Nóos en Barcelona. Ella tuvo que haber entregado sus derechos de sucesión en ese momento. Después de ese día se lo han pedido de muchas maneras Juan Carlos I y Felipe VI, pero ella se niega a entregarlos porque, con su marido, alega una conspiración, un ataque frontal de la sociedad y una falta de protección de la propia Casa del Rey”.
De todas formas, dice Romero, “no podemos interpretar con lógica racional las decisiones de una persona que ha actuado de manera irracional”.
Lo cierto es, agrega su colega Corcoba, que a su llegada al cargo, Felipe VI dijo que tenía la intención de recuperar la confianza del pueblo en la institución, lo que quedó confirmado con lo sucedido ayer.
“El mensaje que da el rey Felipe VI , siempre es un mensaje conciliador y transparente, como no podía ser de otra manera. Recordemos que Felipe VI prometió ejemplaridad en la familia real y no quiere que haya un atisbo de mancha al respecto, aunque la protagonista, su hermana, sigue convencida de que no ha hecho nada malo y que todo responde a una campaña contra ella y su cónyuge”.
Entre otras cosas, el exmedallista olímpico de balonmano y empresario podría pagar una condena de hasta 19 años en prisión por, supuestamente, utilizar su título para malversar unos 6 millones de euros de contratos públicos a través de una fundación sin ánimo de lucro que fundó junto a un socio.
El juicio a la pareja tendría lugar a finales de este año después de cuatro años de indagaciones. Otras 15 personas están acusadas en el proceso, uno de los varios escándalos que salpicaron a la familia real en los últimos años de Juan Carlos I en el trono y que ocasionaron su abdicación en junio del año pasado .

 

 

 

 
Fuente: El Colombiano

Comentarios

Share.

About Author