La ‘guerra’ entre 3.800 taxistas y 41.400 mototaxis

0

Es una ´guerra´ sin cuartel. Y desde luego por la supervivencia de sus hogares. Por un lado hay 3.800 conductores de taxis buscando el producido para su sostenimiento y el de sus familias, y por otro lado un ´ejército ´ de 41.400 motociclistas ejerciendo de manera irregular e ilegal lo que la gente bautizó hace más de una década con el nombre de ´mototaxismo´.

La pelea es por la enorme torta que representa el grueso de personas que a diario necesitan un medio de transporte.

A los usuarios prácticamente ya no les importa si el transporte es formal o informal. El usuario lo que quiere es llegar temprano a su lugar de destino.

La Unidad de Tránsito Distrital reportó que en Santa Marta hay matriculadas 69 mil motocicletas de las cuales unas 41. 400 se dedican al mototaxismo, es decir que de todas las motos que tiene Santa Marta el 60% está trabajando en este transporte informal. Sin embargo se cree que son más las motos que tiene la ciudad, teniendo en cuenta que no todas están matriculadas ante la Unidad de Tránsito y se presume que la cifra se aproxima a las 80 mil.

Por su parte el número de taxis solo está en 3.800 vehículos de servicio público, lo que demuestra que las motocicletas están muy por encima de ellos, generando su competencia directa sean las motocicletas que hacen mototaxis.

Ahora bien los usuarios son quienes deciden qué servicio utilizar para movilizarse, por lo que algunos aseguran que a los conductores del gremio de taxistas se les olvidado tener trato formal con los pasajeros, además de incumplir con los sitios de destino del usuario.

Entre los taxistas se ha hecho común la siguiente frase: “Yo no ingreso para este barrio, por favor bajase del carro”.

María Suárez tiene 54 años de edad y asegura que toda su vida ha utilizado el servicio de taxi, pero dice que, “a los taxistas se les olvidó ser amables con los pasajeros, ayudar a las mujeres que salen de los supermercados y los más importante es que se les ha dado por decidir a donde deben dirigirse las personas que le solicitan una carrera”, señaló.

Así como la señora Suárez hay muchos samarios que manifestaron su enojo por la deficiencia del servicio. Ante este panorama y por los factores sociales de la falta de empleo, recursos económicos y no haber acceso a la educación superior, surge el mototaxismo, un transporte informal odiado por muchos pero indispensable para gran parte de la población de Santa Marta. A pesar de ser un transporte informal muchas personas hacen uso de este servicio que no tiene los mínimos estándares de calidad que exigen el Ministerio de Transporte.

Edilma Rosado tiene 20 años y afirma que para llegar a tiempo a su trabajo y no tener que madrugar tanto prefiere hacer uso del mototaxismo, ya que las busetas demoran más de 20 minutos y los taxis se salen de su presupuesto. “Para mí el mototaxismo es la forma de llegar temprano a mi trabajo, además que me permite no demorar más de cinco minutos en los trancones que hoy invaden a la ciudad”, indicó.

Es preciso mencionar que no solo los usuarios del servicio público tipo taxi identifican las falencias del gremio sino que el director de la Unidad de Tránsito, Víctor Arismendy, señaló durante su participación en la Mesa Regional taxistas que los conductores de este gremio deben mejorar la prestación de sus servicios, por cuanto en la medida que eso se haga los usuarios no se verán obligados hacer uso de ninguno de los transporte informales que hay en la ciudad.

“El Distrito reconoce la problemática de informalidad que tiene la ciudad, pero es importante que los chóferes de los taxis reconozcan que hay quienes no están cumpliendo con los estándares mínimos de calidad para prestarle un buen servicio a los pasajeros”, afirmó.

¿QUÉ OFRECE EL MOTOTAXISMO?

Después de haberles preguntado a varios samarios sobre el uso del mototaxismo y el servicio de taxis en la ciudad, la mayoría aseguró que en estos momentos las motos son la forma más rápida de llegar algún lugar, teniendo en cuenta los trancones que se presentan en las horas pico.

Otro de los puntos a favor de este transporte informal es que su costo es económico, es decir que está direccionado a los estratos 1 y 2 del Sisben que es donde hay un mayor número de personas.

Por su parte el taxi es uno de los servicios públicos de pasajeros más seguros manejan un estándar de calidad y seguridad para los pasajeros. Sin embargo a los usuarios parece que muy poco les importa su propia seguridad y prefieren ahorrarse tres mil pesos al hacer uso de motocicleta como medio de transporte.

MEDIDAS CONTRA EL
TRANSPORTE INFORMAL

El director de la Unidad de Tránsito, Víctor Arismendy, informó que desde la Administración Local son varias las medidas que se han tomado contra este fenómeno, pero reconoce que es un problema que también debe ser contrarrestando desde los sectores de económicos, de empleo y educación.

“El Gobierno Local es consciente de la problemática que vive la ciudad por la proliferación del mototaxismo, por ello se han efectuado acciones contundentes al respecto. En estos momentos la ciudad tiene en función el decreto que prohíbe al parrillero hombre, así mismo el día sin moto, la regulación de las motos después de las 12 de la noche y por último se tiene prohibido el ingreso de parrillero al Centro Histórico de la ciudad. Las medidas se han tomado, pero lo que no podemos pretender en es tener un policía de tránsito por cada esquina, además se debe tener en cuenta que un número importante de las familias samarias viven de este trabajo informal”, explicó el funcionario.

Por su parte el capitán Julián Rodríguez, comandante de la Policía de Tránsito y Transporte de la ciudad, aseguró que los controles se han venido rediseñando por parte de la institución se han desarrollando de manera rigurosa. Sin embargo también resaltó que el mototaxismo es un problema que hondas raíces sociales.

“En lo que va del mes de agosto los uniformados adscritos a la sección de Tránsito han inmovilizado 149 motocicletas por medio de infracción de D12, así mismo los vehículos particulares que se dedican hacer colectivos tenemos un registro de 88 inmovilizados por la mismas infracción”.

Continuó diciendo que, “desde hace unos mes los uniformados están aplicando la infracción D12, en la cual se sanciona a los vehículos que sin la debida autorización destinan su automóvil aún servicio diferente para el cual el automotor tiene licencia de tránsito. Cabe decir que está infracción se estipula en el decreto 1660 de 2003”, afirmó.

QUIÉNES VIVEN DEL MOTOTAXISMO

A pesar del estigma que existe alrededor de quienes se dedican al mototaxismo en la ciudad, son muchas las personas que al no encontrar más opciones para sobrevivir y mantener a sus familias deciden tomar una motocicleta y emprender ese rumbo.

Mario Rodríguez es un joven de 25 años que lleva seis años dedicado al mototaxismo, por cuanto las opciones para su vida no fueron muchas por no decir nulas. Este joven decidió no emprender el camino de la delincuencia para coger el mundo de las dos ruedas, el cual le ha permitido mantener en pie a su familia y a él mismo.

Rodríguez asegura que con lo que él se hace en un día como mototaxista le permite llevar el sustento diario a su casa, lo que no le permitirá un trabajo donde le pagaran un sueldo mínimo.

“mensualmente yo me hago entre un millón y un millón 800 Mil pesos, que apenas me alcanza para mantener a mis cinco hermanos y mis padres. Diariamente me quedan de ganancia 60 un día bueno y en día malo 30 o 40 mil pesos”, explicó.

Así como Mario Rodríguez, son muchos jóvenes, adultos y hasta personas de la tercera edad que al no tener más caminos, ven en el mototaxismo la posibilidad de llevar dinero a sus hogares sin la necesidad de cometer un delito.

 

 

 

Redacción Periódico Hoy Diario del Magdalena

Comentarios

Share.

About Author