La hija de Carlos Vives reina en las redes

0

Kienyke

Caribeña, modelo, artista, escritora y activista. Así se describe Lucía Vives ante las 597 mil personas que siguen su día a día en Instagram. 

Lucy, como muchos la conocen, es la hija de la boricua Herlinda Gómez, que se robó el corazón de Carlos Vives por segunda vez, luego de que anunciara su separación con Margarita Rosa de Francisco en 1990.

La relación con Herlinda no duró toda la vida. Una fuerte disputa estremeció la farándula nacional. Todo apuntó a que el cantante había sido infiel gracias a las pruebas recolectadas por un detective privado contratado por la madre de Lucy.

Desde entonces Lucía se quedó a vivir con su madre en Puerto Rico. Allí, la hija de Herlinda y Carlos Vives empezaría a crecer  y emprender nuevos proyectos que la nombrarían como la reina de las redes.

En un sin número de entrevistas con medios internacionales, aseguró que le gusta leer, aprender, conocer de historia pero no se siente identificada con la forma de enseñanza que tiene la academia en el siglo XXI. Sí, quería estudiar una carrera, pero no quería dejar de lado lo que la apasiona, la música y el arte, ramas fundamentales para ella.

Esa descripción de chica cariñosa con sus hermanos se vio puesta en debate cuando en 2016 posó en una sugerente sesión fotográfica para la revista Soho. Ese día, dejó de ser la pequeña Lucía que su padre conocía.

Carlos, por supuesto, casi se infarta. Tuvieron varias discusiones respecto al tema hasta que lo aceptó. Quienes la conocen, saben que no tiene ningún tabú con su cuerpo. Para ella es algo natural, no le da pena posar ante los lentes con poca ropa pues al fin y al cabo lo considera como arte, actividad fundamental en su vida.

El capítulo del desnudo marcó una brecha entre niñez, adolescencia y adultez. También sería la puerta para dejarse ver, muy a menudo, con Lauren Jauregui, la cubana que integra el grupo Fifth Harmony. Aquí iniciaría otro escándalo.

Para noviembre de ese mismo año, una fotografía se filtró a los medios de comunicación. En un compromiso familiar de Jauregui, quedaron atrapadas en el ojo de un lente dándose un beso que evidenciaría sus preferencias sexuales, pero que Carlos lo calificaría como un “beso de amor”. Poco después, ambas aclararían sus preferencias.

Lucy es una mujer activa, no se queda quieta, siempre va y viene de un país a otro. Ama las artes marciales y el esquí acuático. A pesar de que muchos la critican porque, según malas vibras, le faltó correa, ella hace caso omiso a todo comentario tóxico y negativo en redes sociales.

Considerada como la voz de su generación, Lucy es una entusiasta joven de 22 años. No se define por la nacionalidad de sus padres biológicos. No aparenta lujos en sus redes sociales, solo su labor artística.

Sin embargo, cuando el samario se enteró de la orientación sexual de su hija aseguró que es una artista; tiene su estilo y forma de pensar. A pesar de lo joven que es, se muestra ante la sociedad como una mujer madura. Su activismo dentro del movimiento feminista y defensa por las minorías son como una bandera que siempre lleva en lo más alto a donde quiera que vaya, porque para ella, como alguna vez dijo su padre, es su causa, vida y propósito.

Comentarios

Share.

About Author