La verdad del adiós de Zidane

0

¿Qué ha empujado a Zidane a marcharse del Real Madrid? El francés comunicó este miércoles su decisión a Florentino Pérez en su despacho de ACS y a Sergio Ramos. Luego mandó un mensaje a toda la plantilla, a la que tiene previsto llamar personalmente en estos días para agradecer su trabajo en estos años. La decisión venía pensándola hace tiempo. Razones había varias, su desgaste con la plantilla por el roce diario, cierto hartazgo con el presidente y José Ángel Sánchez por el tira y afloja de los fichajes y el vértigo del propio Zizou a abanderar la profunda renovación innegociable de una plantilla que se ha hecho mayor y en la que era cada vez más difícil pacificar los egos de jugadores como Cristiano o Bale.

Vestido de forma informal, con vaqueros, una camiseta y una ‘blazer’. Y con la misma serenidad que ha desplegado en estos casi 900 días en el banquillo madridista. Así arrancó la comparecencia de prensa más inesperada de la historia moderna del Real Madrid. Zinédine Zidane informaba, con un Florentino Pérez en ‘shock’ a su lado, que cierra un ciclo virtuoso con tres Champions League de dos años y medio en el banquillo.

“Después de conquistar esta tercera Champions, esta es una decisión inesperada. Es un día triste, pero él sabe que le quise como jugador, le he querido como entrenador y le querré siempre a mi lado. Quiero agradecerle todo lo que ha hecho y su comportamiento ejemplar. Esto no es un adiós, es un hasta pronto. No tengo dudas de que volverá”, declaró el presidente, escueto y cariacontecido.

Zidane eligió, como no podía ser de otra manera, ser elegante. Asumió la decisión como propia y no quiso justificar su marcha señalando a nadie. Pero, como admitió en la rueda de prensa, “ha habido momentos complicados y no me olvido de ellos. Hay momentos difíciles en la temporada y eso te hace reflexionar”. ¿A qué momentos complicados se refería? Zidane siempre se ha posicionado del lado del vestuario en el pulso inevitable que los jugadores mantenían con el presidente. Pero ha habido dos episodios que han incomodado a Zizou, que se ha visto obligado a posicionarse públicamente.

La trifulca del portero, Cristiano y los fichajes

La primera, en el fichaje frustrado de Kepa. Florentino está empeñado en traer un refuerzo para la portería en contra de la voluntad del entrenador. Algo que terminó con una desautorización pública de Zidane del fichaje de Kepa. El francés tenía claro que Keylor Navas es su portero titular y el suplente, su hijo Luca. Este año, Kiko Casilla ha tutelado la llegada de Luca al primer equipo y el año que viene el hijo de Zinédine sería el relevo del costarricense. Pero el presidente apostó por Kepa y el entrenador acabó frustrando con sus declaraciones el fichaje en la misma sala de prensa en la que se ha despedido del madridismo. Zidane se va y dejará vía libre para que llegue un portero, porque el Real Madrid sigue negociando una incorporación y el brasileño Allison es el hombre por el que más interés ha demostrado en las últimas horas.

El caso Cristiano también le salpicó, y después de la derrota navideña ante el Barcelona, el entrenador tomó parte por el delantero advirtiendo de que el club debía mantener al jugador, posicionándose del lado de Ronaldo, que exigía al Madrid una mejora de contrato y que asumiese parte de la multa de Hacienda por fraude fiscal. El ‘affaire’ Cristiano Ronaldo ha desgastado mucho a Zidane, que ha vivido con incomodidad el cruce de declaraciones desafiantes entre el delantero y el presidente durante los últimos meses.

No lo dirá, pero se marcha notablemente molesto por la desatención que han recibido, en cuestión de fichajes, todas sus peticiones. José Ángel Sánchez se ha encargado de fichar a los jugadores de clase media y a los ‘pavones’ que han reforzado esta temporada el equipo. Unos fichajes que han generado varios roces entre Sánchez y Zizou. Empezando por la llegada de Ceballos, siguiendo por la apuesta de Llorente y terminando por la recuperación de Mayoral. Jugadores que no cumplían las expectativas de un Zidane que lleva dos veranos pidiendo el fichaje de un jugador de corte defensivo que no llega.

Pochettino, el deseado por Florentino

Todo este desgaste se suma al hecho natural de la conclusión del ciclo del equipo de Zidane, que se hace mayor. Jugadores como Sergio Ramos, Cristiano o Benzema han superado la treintena y el francés tiene claro que la flauta no va a volver a sonar. “Después de ganar tres Champions, es difícil seguir ganando. Yo soy ganador y si tengo la sensación de que no voy a ganar, hay que cambiar. Por eso tomo esta decisión”, advirtió el técnico.

A Zidane le ha dado vértigo liderar la profunda renovación que tiene que acometer el vestuario, algo que dejó entrever en su despedida: “Lo que viene ahora no lo tengo que hablar yo”. Defendió a la plantilla, “es válida y lo ha demostrado en estos últimos años“, y descartó entrenar a otro club esta temporada. Aunque Zizou quiso dejar claro que no está “cansado de entrenar, solo llevo tres años. Pero era el momento del cambio”. Nadie mejor que él sabe el grado de desgaste de su relación con el vestuario.

La rueda de prensa dejó otra evidencia. Florentino aún no ha tomado una decisión sobre su sucesor. Hay dos vías: apostar por alguien del club o hacerlo por un entrenador extranjero. Sobre las opciones en el extranjero, el primero de su lista siempre ha sido Joachim Löw, pero el alemán tiene contrato con la Federación Alemana más allá del Mundial. El nombre que más fuerte suena a estas horas es el de Mauricio Pochettino, que es el mayor deseo de Florentino Pérez, aunque está recién renovado por el Tottenham (y sin cláusula para salir liberado si pregunta por el Madrid) . Desde Inglaterra se habla de Arsene Wenger, que está libre tras dejar el Arsenal, pero no parece que Florentino vaya a apostar por quien estuvo muy cerca de ser técnico blanco en su día.

Si elige un hombre de la casa, su apuesta sería Raúl, pero el exjugador no podría dirigir al primer equipo hasta el año que viene. Y eso hace que todo conduzca a otro hombre de la casa del que se ha hablado mucho, José María Gutiérrez, ‘Guti’. El técnico del Castilla ha hecho público que no se queda en el filial, pero también ha declarado que su gran objetivo es “dirigir al Real Madrid”. Zidane lo dejó bendecido hace unos meses: “Me parece una decisión natural. Trabaja en el Castilla y es un buen entrenador”.

Comentarios

Share.

About Author