“Las adversidades te hacen recapacitar en muchísimas cosas”: Falcao

0

¿Qué tan emocionante fue ese gol que le hizo al argentino Caballero en el partido de Champions de Mónaco contra Manchester City?

Fue muy emocionante por el momento crítico del partido, en un lugar donde significa mucho para mí, por el paso que tuve en Inglaterra, y ese tipo de goles son siempre de los que más disfruto. Pude hacerlo y darles una alegría inmensa a los hinchas de Mónaco y a los colombianos.

Para los colombianos, ese gol representa su recuperación. Al ver una anotación se dice: “Falcao está para que nos dé la gloria de llevarnos al Mundial”.

No tanto así. Pienso que es un trabajo general, de todos los jugadores de la Selección, pero creo que lo único que necesitaba era tener continuidad futbolística. No la había tenido en años anteriores, no me dejaban jugar y, como mencioné después del partido, de jugar al fútbol y hacer goles el futbolista no se olvida. Yo estaba seguro y convencido de que con el trabajo que realizo, con la ayuda de Dios y la sumatoria de partidos iba a lograr este momento que estoy viviendo.

¿Tuvo que reaprender muchas cosas? Tras la lesión de rodilla? Porque el cerebro estaba acostumbrado a darle la orden a una rodilla en condiciones normales y ahora tiene que darle la orden a una rodilla que ha sido “reparada”.

Creo que una cirugía y la etapa de recuperación es algo que quedó atrás y es independiente del momento que estoy viviendo. Estoy bien, estoy sano. Jugar, como te dije, es algo que no se olvida, es algo que es natural, que sale de adentro. Con el simple hecho de tener continuidad todos los fines de semana, las jugadas salen normalmente.

Es el hábito…

Sí, es el hábito. El hábito de hacer todos los días lo mismo, de cada fin de semana encontrarte con un ambiente en el que te sientes cómodo. Eso es lo que me está sucediendo aquí en Mónaco y estoy disfrutándolo muchísimo.

Pero tuvo un invierno, un bache, ¿quiénes lo ayudaron a salir de eso?

Principalmente, mi fe en Jesucristo. Creo que más que algo malo, como todos mencionan, fue una etapa de preparación y una etapa de entrenamiento, en la cual he crecido no solo como deportista, sino como ser humano. Me siento una persona más madura. Estos momentos o adversidades te hacen recapacitar en muchísimas cosas. A mí me ha ejercitado en la perseverancia, en no desfallecer, Y fue fundamental el toda la familia, las personas que están a mi alrededor, como mi esposa, la llegada de mis hijas, de mis padres, de mis hermanas y toda la gente que me ha apoyado en los buenos y los malos momentos. Estoy agradecido por estar en este tipo de situaciones y hoy solo quiero disfrutarlo con todos ellos.

¿Sintió que lo abandonaron algunos y que el momento sirvió para saber quiénes están con usted de verdad?

En mi caso pude ver y sentir ciertas actitudes, con las cuales pude identificar quiénes estaban verdaderamente y quiénes no. Hoy valoro haber podido pasado este tiempo para saber a quién dejar entrar a mi círculo íntimo. A las personas que vale la pena abrirles las puertas de mi interior.

Del balance que usted hace de ese momento crítico, ¿piensa que perdió tiempo en Inglaterra?

Lo tomé como un desafío personal, en el cual los resultados no fueron como se esperaba, como se planificaron. Creo que es algo que en la vida nos puede suceder en cualquier situación o en cualquier momento. Podía haber sido en Inglaterra, España o Portugal, pero justo se dio en este país. Aprendí mucho como futbolista y no considero que haya sido una pérdida de tiempo. Creo que se valora muchísimo más a las personas que no tiran la toalla y que siguen luchando, más allá de que los resultados no sean los esperados, y eso fue lo que traté de hacer en Inglaterra. Parte de los valores que me han inculcado mis padres es luchar hasta el final y es lo que hice. Los resultados pueden ser positivos o negativos, pero mi satisfacción es haberlo dado todo.

¿Pensó en tirar la toalla?

No. Hay momentos en los que uno quiere abandonar, pero creo que en el buen sentido de no estresarse tanto, de no hacerse tanta mala sangre, de dejar de dedicarle todo el tiempo que le das y disfrutar un poco más la vida. Pero creo que la esperanza en Jesucristo me animó para fortalecer esa fe, esa esperanza y seguir luchando.

 

 

Tomado de El Espectador

Comentarios

Share.

About Author