Latinoaméricanos liderados por Caterine Ibargüen serán potencia en el Mundial de Atletismo en Pekín

0

La colombiana Caterine Ibargüen, los cubanos Pedro Pablo Pichardo y Yarisley Silva y la brasileña Fabiana Murer convierten a Latinoamérica en área propicia para los saltos, especialidades que pueden reportar varias medallas a la zona.

Relegadas al recuerdo figuras carismáticas como los cubanos Javier Sotomayor o Iván Pedroso, las mejores bazas latinoamericanas siguen residiendo en los saltos, pero especialmente en la modalidad de triple, en la que cuenta con los mejores del mundo.

Caterine, de 31 años, rompió el muro de los 15 metros el 18 de julio del 2014 en el estadio Luis II de Mónaco, la mítica barrera que en el triple femenino separa a los mejores de los simplemente buenos, y ocupa el quinto lugar en el ránking mundial de todos los tiempos.

La colombiana se fue de los Juegos Olímpicos de Londres con una sensación agridulce, con la medalla de plata y una marca de 14,80 metros, pero vencida por la kazaja Olga Rypakova, que saltó 14,98.

Nadie ha podido derrotar a Caterine Ibargüen Mena desde entonces, y acaban de cumplirse tres años de aquella final olímpica. Se presentará en el Mundial de Pekín, por tanto, con 28 victorias seguidas, invicta durante 36 meses y medio, aunque, curiosamente, segunda en la lista mundial del año, por detrás de la rusa Ekaterina Koneva, la única que este año ha superado los 15 metros, aunque con viento ilegal.

Pedro Pablo Pichardo ha penetrado este año en el club de los 18 metros en triple, y por dos veces: 18,06 en Doha y luego 2,08 en el Memorial Barrientos de La Habana, las dos marcas que encabezan el ránking mundial del año.

Su compatriota Yarisley Silva abunda en la excelencia de los saltos latinoamericanos. Subcampeona olímpica de pértiga en Londres 2012, acude a Pekín al frente de la lista mundial del año con 4,91, seguida de otra latinoamericana, la brasileña Fabiana Murer (4,83).

Pero también hay vida para el atletismo latino fuera de los saltos. El panameño Alonso Edward, subcampeón mundial de 200 en Berlín -sólo cedió ante Usain Bolt- comparece como tercero del ránking, el puertorriqueño Javier Culson octavo en 400 m vallas y el dominicano Luguelín Santos decimotercero en 400.

En cambio, no estará en Pekín otro líder mundial procedente de Cuba, el vallista Orlando Ortega, que acaba de obtener la nacionalidad española pero no puede, todavía, defender los colores de su país de adopción. Habrá de esperar a los Juegos de Río.

Cuba continúa arrojando grandes ochocentistas. La cuna de leyendas como Alberto Juantorena o Ana Fidelia Quirot, cuenta ahora con Rose Mary Almanza, segunda en el ránking del año con 1:57.70.

La marcha continúa pujante en el área con el ecuatoriano Andrés Chocho, el colombiano Eider Arévalo, el guatemalteco Erick Barrondo o los mexicanos Julio César Salazar o Eder Sánchez y, por último, el sector de lanzamientos cuenta con un valor sólido en la cubana Denia Caballero, líder mundial con una marca de 70,65 metros.

 

Fuente: EFE

Comentarios

Share.

About Author