Limpiar la FIFA, reto del nuevo reinado de Blatter

0

En medio de escándalo, impuso su maquinaria para aplastar a Alí. Patrocinadores lanzan advertencias.

Los escándalos de corrupción que han sacudido a la Fifa en los últimos días no mermaron el poder del suizo Joseph Blatter, quien fue reelegido este viernes de manera contundente para asumir su quinto periodo presidencial consecutivo, en el que tendrá como principal reto limpiar la imagen del golpeado ente del fútbol mundial, ante la opinión, las asociaciones, los patrocinadores y la justicia.

La reelección, que hasta hace poco parecía inminente, pudo hacerlo tambalear luego de que la justicia de Estados Unidos destapara la red de corrupción al interior del organismo, que desencadenó en 14 órdenes de detenciones a destacados dirigentes, en su mayoría latinoamericanos, por supuestos sobornos. Las investigaciones continúan, mientras Suiza anuncia que indagará por el proceso de elección de Rusia y Catar como sedes de los Mundiales de 2018 y 2022, que han estado bajo sospecha de irregularidades.

Pese a todo ese panorama, quedó demostrado una vez más que Blatter tiene un poder inalterable. Sus cuarenta años en la Fifa, diecisiete de ellos como presidente (desde 1998), lo han convertido en un hombre curtido en mil batallas, capaz de superar esta crisis y, seguramente, las que vengan. Además, aunque tiene muchos críticos, goza de un respaldo amplio, como el de los bloques de asociaciones (Asia y África) que garantizaron su triunfo con 133 votos, frente a 73 de su rival, el jordano Alí Bin al Hussein, quien en segunda vuelta se retiró.

Los retos inmediatos

Blatter, el hombre que se pasea por medio mundo con honores casi de jefe de Estado es, por encima de todo, un hombre de negocios que ha convertido la Fifa en una máquina de hacer dinero, que no se viene abajo fácilmente y que hasta ahora había estado prácticamente blindado ante intervenciones de la justicia.

Sin embargo, ahora comienza un nuevo periodo que será, quizás, el más difícil de su trayectoria en la Fifa. Blatter tiene que lidiar con las miradas vigilantes de las autoridades internacionales, que continúan investigando los movimientos al interior del ente; además, tiene que liderar la recuperación del prestigio y la credibilidad del organismo, sacudido por este escándalo de corrupción que no tiene precedentes. Esto será vital para generar confianza en sus socios, que ya han advertido que esperan cambios urgentes y radicales.

Y es que el escándalo de corrupción ha enfriado el ánimo de los principales patrocinadores de la Fifa y de la Copa del Mundo. Este viernes, el constructor automovilístico surcoreano Hyundai dijo estar “extremadamente preocupado”.

Las tarjetas de crédito Visa elevaron el tono e incluso amenazaron con romper relaciones si no había cambios. “Hemos informado (a la Fifa) que reevaluaríamos nuestro patrocinio”, señaló Visa en un comunicado, trasladando su “profunda decepción y preocupación”; mientras que la compañía Coca Cola pidió acciones concretas.

Otras marcas prestigiosas que han sido socias de la Fifa (Nike, Adidas, Budweiser) también animaron al organismo a tomar medidas y aclarar la situación. Todo ello a tres años del Mundial de Rusia 2018.

Catar, en la mira

También está en el ojo del huracán el Mundial de Catar 2022, que no solo está bajo investigación por las sospechas de corrupción en la designación, sino que ha generado múltiples críticas que Blatter debe encarar aunque no sean directas, como la situación laboral de los trabajadores en las obras de preparación, que ha generado la preocupación de Amnistía Internacional, que acusa a Catar de haber faltado a su promesa de hacer reformas en campos cruciales del sistema laboral. La Fifa dice que continuará “animando” a las autoridades cataríes a abolir prácticas que atenten contra los derechos de los trabajadores.

Pero el Mundial de Catar también ha generado polémicas por las elevadas temperaturas que obligan a que las fechas se fijaran para los meses de noviembre y diciembre, por lo que se tienen que modificar los calendarios europeos. Las ligas ya se quejaron, argumentando con este cambio que se verían perjudicadas.

‘Reconstruir la Fifa’

Durante su discurso, Joseph Blatter no solo prometió fortalecer el organismo y limpiar su imagen, sino salir a flote de tantos escándalos. “Tomo esa responsabilidad y quiero asumirla, subir la pendiente y reconstruir la Fifa con ustedes”, dijo a las 209 asociaciones; luego, aseguró que desde hoy comenzará a introducir cambios y que le dará mensajes e instrucciones a su comité ejecutivo.

Sus palabras parecen una reacción a la cadena de críticas que ha recibido él y el organismo. Los principales dirigentes europeos han sido los más críticos, manifestando la intención de la Uefa (Unión Europea de Fútbol) de seguir luchando por transformar la Fifa. Por su parte, el presidente de la Federación de Estados Unidos, Sunil Gulati, dijo: “Estamos decepcionados con el resultado y vamos a seguir haciendo todo para que haya cambios significativos”, dijo.

Este viernes comenzó un nuevo periodo para Blatter, que pese a los escándalos sigue firme y poderoso, y tendrá cuatro años más para ejercer su poder, demostrar transparencia en la Fifa y recuperar el prestigio.

Blatter 133-Alí 73, y nocaut…

A pesar del escándalo por sobornos que sacudió a la Fifa y que hizo vaticinar a algunos que podría representar el fin de la larga era de 17 años de Joseph Blatter como presidente de la Fifa, la reelección para un nuevo mandato (el quinto consecutivo) estaba basada en los votos fieles que hábilmente, y desde 1998, ha mantenido Blatter entre las asociaciones de África, Suramérica, Norte y Centro América y Oceanía.

La elección comenzó pasadas las 10 de la mañana colombianas, tras cumplir con un orden de 16 puntos, tomar un receso para almorzar, y esperar a que las autoridades revisaran el Hallenstadion por una amenaza de bomba que resultó falsa –es un coliseo de eventos en el que se llevó acabo el congreso 65 de la Fifa– y dar paso a los discursos de los dos candidatos, Blatter y el príncipe Jordano Alí bin Al Hussein.

A pesar de ser secreta, la larga votación estaba cantada. Desde el pasado miércoles, con el escándalo, hubo intensos contactos de Blatter y sus aliados para revisar y apretar tuercas, si era del caso, de su maquinaria electoral. De nada valió la presión de la investigación de EE. UU. para ‘voltear’ la Concacaf. Apenas fue un rasguño del Águila.

Tampoco hizo efecto el llamado a no votar por Blatter del primer ministro de Inglaterra, David Cameron, ni del presidente de las asociaciones europeas (Uefa), Michel Platini, que desde semanas atrás ya habían anunciado que no votarían por un nuevo mandato del Suizo, a excepción del bloque de países prorrusos, en defensa de del Mundial del 2018.

Blatter sufrió un retiro casi mayoritario del apoyo de Uefa, perdió algunos sufragios de la Concacaf, pero se apoyó en tres tradicionales bastiones: África, la gran mayoría de Asia (que defendió así la polémica sede del mundial del 2022 para Catar) y Oceanía.

Y la Conmebol (con sus pocos 10 votos) votó, aparentemente en mayoría por Blatter, a pesar de que Rodolfo D’Onofrio, de Argentina, contó que votó por Alí. Sin embargo, se supo que eso no fue así y fue sutilmente por Juan Ángel Napout, el presidente de la Confederación. “Estamos totalmente satisfechos. Ganó Blatter y es el presidente legítimo. La democracia hay que respetarla. Nosotros votamos en bloque y el presidente sabe por quién votamos”, dijo.

Antes de que la Fiscalía de EE. UU. y el FBI levantaran ‘la tapa de la olla’ los cálculos de voto eran esos y se confirmaron en el conteo a la vista y con un comité de veedores electorales. Blatter superó a Alí bin Al Hussein por 133 a 73.

Era necesaria una segunda ronda, pues no se cumplía con la ventaja estatutaria de las tres cuartas partes de los votos para ganar, y antes de dar paso a una segunda ronda para que ya, con mayoría simple, se proclamara al vencedor, Alí y Platini sabían que no había cómo restar la ventaja y se retiraron.

Conmebol mantiene cupos para mundiales

Aunque este sábado es la reunión y la votación formal del comité ejecutivo de la Fifa para decidir los cupos mundialistas por cada confederación, el presidente de la Conmebol, Juan Ángel Napout aseguró que Suramérica mantendrá las 4 plazas y media (un repechaje) para la cita de Rusia 2018. “Ese es el acuerdo al que hemos llegado, que nada variaría deportivamente por la elección”, dijo.

Además, el secretario general de la Fifa, Jérome Valcke, informó que las sedes de los mundiales del 2018 y el 2022 se mantendrían en Rusia y Catar, respectivamente.

Fuente: El Tiempo. Con información de agencias

Comentarios

Share.

About Author