Lo que les depara el futuro a los zoológicos del mundo

0

“La gente siempre ha tenido interés y ha hecho esfuerzos por contactarse con animales. Pero hoy hay una discusión muy activa y abierta, y una justificación muy fuerte para mantener y promover los zoológicos”, dice Bárbara Saavedra, bióloga y directora en Chile de la ONG Wildlife Conservation Society (WCS).

¿Por qué? “Ya no es solamente el tema de tener rarezas y de conectarse con especies que están un poco lejos. Hoy en el mundo la gente está cada vez más concentrada en centros urbanos y la conexión con la naturaleza para muchos de ellos es a través de los zoológicos y los jardines botánicos. Entonces estos son espacios que tienen mucho, mucho, valor hoy”.

La WCS tiene los zoológicos del Bronx, Queens, Prospect y Central Park, además del Acuario de N. Y. Advierte Saavedra que la ONG tiene al mismo tiempo un plan de conservación tan grande como sus parques zoológicos.
Desde esta perspectiva, los zoológicos están llamados a asumir nuevos desafíos. “Hay una sociedad demandando mayor bienestar para los animales. Por lo tanto los zoológicos modernos que están en esta parada ya no van a tener animales que no puedan satisfacer sus necesidades mínimas en espacios acotados. No vas a tener ni elefantes, ni osos polares, ni jirafas”, agrega la bióloga.

A la muerte de Taco, el oso polar que vivió en el Zoológico Nacional de Chile y que murió a los 18 años en abril pasado, es probable que no le suceda otro de su especie. “Ni el corto ni mediano plazo está contemplado traer otro oso polar, más bien estamos dando énfasis a la conservación de especies nativas”, explica Mauricio Fabry, director del Parque Metropolitano.

El debate es conocido por los zoológicos. “Los zoológicos están llamados a transformarse en museos vivientes de la historia natural, donde las futuras generaciones podrán venir a ver reliquias vivas de un mundo que alguna vez existió”, plantea un documento de 1997 sobre el rol de estos parques en el futuro, escrito por Gustavo Collados, experto en diseño de parques de vida silvestre.

El Zoológico Nacional de Chile parece en línea con esa mirada. “Los zoológicos han actuado como santuarios para las especies en peligro crítico de extinción, casos en que las medidas de conservación en su hábitat natural no son suficientes para garantizar su protección. Sin embargo, la contribución de los zoológicos hacia la conservación va mucho más allá de la crianza de especies en peligro en cautiverio, pues una gran cantidad de los animales que viven en zoológicos alrededor del mundo no están en una situación crítica en su estado silvestre. Los proyectos de crianza están más dedicados a asegurar la viabilidad de las poblaciones en cautiverio a largo plazo”, explica Alejandra Montalba, jefa del Zoológico Nacional.

Un poco de historia

El que es considerado el zoológico moderno más antiguo del planeta es el de París, que a su vez era originalmente una muestra de animales exóticos que pertenecían al rey Luis XV, quien mantenía a los animales en edificios que tenían la arquitectura de sus países de origen.

Después de la Revolución Francesa, en 1793, la ménagerie de Versailles se traslada al Jardín des Plantes, donde pasó a ser la primera exhibición pública de animales exóticos con un objetivo científico para estudiar las “maravillas de la naturaleza”.

Han pasado más de 200 años desde entonces y el panorama ha cambiado bastante.

“Hoy las poblaciones de animales que vemos en los zoológicos son una herencia histórica de aquellas primeras exhibiciones, se nutren del intercambio de animales entre zoológicos certificados y que están dentro de los estándares internacionales para el cuidado de estas especies. Por lo tanto no existe la práctica de capturar animales del ambiente silvestre para su exhibición en zoológicos, a menos que el zoológico sea parte de un programa de reproducción de especies para ser reintroducidas a su ambiente natural, de manera de asegurar un adecuado pool genético en estos individuos”, agrega Montalba.

Andreas Haufe, médico veterinario y jefe de la División Zoológico del Parque Zoológico de Concepción (Chile), agrega que otra ruta de acceso de un animal a un zoológico es la rehabilitación. “Se trata de especies nativas que llegan a un zoo para rehabilitarse por distintas razones y, dependiendo su estado, pueden volver a reinsertarse en su hábitat natural”.

Esa es la génesis del Parque Safari de Rancagua (Chile): rescatar animales de circos, para ofrecerles una mejor calidad de vida. “El más representativo que tenemos es la elefanta Ramba, que se encuentra en nuestras dependencias desde hace ya 3 años”, explican en ese parque.

La mayoría de los zoológicos de Chile (La Serena, Lampa, Quilpué, Santiago, Buin, Rancagua, Linares y Concepción) trabajan en rehabilitación en conjunto con el SAG, que es además el organismo estatal encargado de fiscalizar estos recintos.

Para el futuro

“La idea es tratar de asemejar lo mejor posible un hábitat natural dentro de un espacio determinado. Este deberá ser del tamaño en donde el animal pueda realizar la mayoría de sus hábitos. En el primer mundo ya están comenzando a hacerlo implementando tecnologías para recrear situaciones naturales”, agrega Haufe.

Si hay más o menos animales exóticos, dependerá del peligro de extinción de la especie, agrega. “Vemos que la mayoría de las especies exóticas en un zoo tienen una posibilidad de extinguirse. Están ahí porque su hábitat ya fue intervenido por cazadores o se está destruyendo por el humano, o simplemente ya está destruido. La forma más controlada y donde tendrá toda la atención es en un zoológico”.

 

 
Fuente: El Tiempo

Comentarios

Share.

About Author