Magistrado Malo tiene las horas contadas

0

ElEspectador

Una crucial cita para definir su futuro deberá cumplir este lunes el magistrado Gustavo Malo. En diciembre pasado se cumplió el plazo de la licencia no remunerada que solicitó en septiembre, y lo hizo para poder defenderse de las acusaciones de integrar una red de corrupción que direccionaba procesos a cambio de millonarias sumas de dinero, y luego tuvo una incapacidad médica de 19 días. No obstante, el alto tribunal adelantará una sala extraordinaria para discutir su permanencia en el cargo.

El abogado Paulo César Ospitia aseguró que su defendido asistirá para presentar sus descargos y demostrar su inocencia. “este lunes el magistrado Gustavo Malo se reincorporará a su cargo y participará de la discusión del cambio de reglamento y los cuestionamientos en su contra, estará allí para responder”, aseguró el abogado a este diario.  La Corte Suprema tomó la determinación de retirar todos los casos polémicos del despacho del magistrado. Ahora, esas investigaciones están siendo adelantadas por el pleno de la sala penal.

De los caminos que le quedan al magistrado Malo, todos apuntan a que debe dar un paso al costado para defenderse y no afectar las actividades del Alto Tribunal. Entre las opciones están: reintegrarse al cargo y someterse a la aplicación del reglamento, el cual fue modificado en diciembre pasado, que autorizaría la separación de sus funciones, si así lo dispone la Sala Plena, pero el magistrado “sancionado” –Gustavo Malo, en este caso– seguiría en nómina, devengando un sueldo mensual de $28 millones, con todas las prestaciones de ley y sus vacaciones intactas.

Otro de los caminos sería pedir una nueva licencia no remunerada por tres meses. Y la otra sería renunciar. Lo cierto es que desde que estalló el escándalo la Corte ha sostenido que él debe estar apartado de las funciones judiciales por lo menos mientras dura esa investigación. El proceso penal que le adelanta la Comisión de Acusaciones retomará este lunes tras levantarse la vacancia judicial, para conocer un fallo frente a este caso. De un lado, la Comisión podría pedirle a la plenaria de la Cámara que se acuse al magistrado, podría perder su fuero constitucional y podría ser enjuiciado por la Corte Suprema de Justicia. La otra decisión podría ser el archivo del proceso en caso de no encontrar evidencias que lo comprometan con la red de corrupción.

Los señalamientos

El magistrado Gustavo Malo es señalado de presuntamente cometer hechos de corrupción. La Comisión De Acusaciones le imputó cargos por los delitos de concierto para delinquir, cohecho propio, tráfico de influencias, prevaricato y utilización de asunto sometido a secreto o reserva.  Según la declaración que rindió el exfiscal Gustavo Moreno a la Corte Suprema de Justicia, el magistrado habría trabajado para el ‘cartel de la toga’. Moreno declaró que toda la información que tenían sobre el expediente contra el senador Musa Besaile era porque él mismo se las proporcionaba -en el despacho de Malo estaba  esa investigación-. Besaile admitió haber pagado 2.000 millones de pesos a cambio de no ser detenido. El senador de la U hoy está en prisión.

En esta indagación tienen proceso penal los expresidentes de la Corte Suprema Leonidas Bustos y Francisco Javier Ricaurte, señalados de haber cometido, aparentemente, actos ilegales para favorecer procesos judiciales que se adelantaban contra los senadores Musa Besaile y Hernán Andrade; y contra el excongresista Luis Alfredo Ramos. El magistrado Malo llegó a la Corte Suprema el 18 de octubre de 2012, y ha negado todos los señalamientos en su contra. “Recordemos que este personaje (Luis Gustavo Moreno) es un experto en falsos testigos, Los invito a tener el mayor cuidado con sus declaraciones,”, sostuvo en su indagatoria.

Por estas declaraciones también fue removido de su cargo como conjuez de la Corte Suprema, el abogado Enrique del Río. Esto después de las declaraciones del exfiscal Moreno que lo vínculo con los hechos de corrupción: “Pacho (Francisco Ricaurte), ya cuando soy director anticorrupción, me dice: ‘Gustavo, quiero presentarte al abogado que estamos promoviendo, es importante que lo tengamos en cuenta, es un amigo cartagenero, también es amigo de Gustavo (Malo)”.

Por eso esta semana será clave para el magistrado Malo en donde deberá decidir si sigue en la Corte o si acepta dar un paso al costado tal y como se lo han venido pidiendo insistentemente.

Comentarios

Share.

About Author