Ojo, que Argentina no es solo Messi

0

Siete ligas españolas, seis supercopas de España, tres copas del Rey, cuatro Champions, dos supercopas de Europa, dos mundiales de Clubes, todo eso con el Barcelona, más un mundial Sub-20 y una medalla de oro en los Olímpicos de 2008. Un palmarés impresionante para Lionel Messi, que ayer festejó su cumpleaños número 28. Pero la selección Argentina, hoy, es mucho más que el brillante 10.

Hay más preocupaciones para enfrentar al equipo que, además, es el actual subcampeón del mundo. Después de una pareja de recuperación muy fuerte, Lucas Biglia y Javier Mascherano, el técnico Gerardo Martino cuenta con un ramillete de atacantes que cualquier entrenador envidiaría: Javier Pastore, Sergio Agüero y Ángel di María, como están las cosas, serían los titulares, tal como sucedió en el partido frente a Uruguay, el pasado 16 de junio. Y, si algo falla en esa línea, tiene a Carlos Tévez, a Gonzalo Higuaín, a Erik Lamela…

“No podemos pensar en Messi, hay que pensar en Argentina, en un equipo; no en un jugador. Messi es determinante para ellos, pero cuentan con otros jugadores importantes. Se debe pensar primero en el juego de Colombia para realizar lo planeado, crear opciones de gol y luego estar defensivamente bien”, dijo ayer Abel Aguilar, uno de los grandes ausentes de la Selección Colombia, en una entrevista a Futbolred.

A semejante nómina hay que sumarle la idea que Martino ha tratado de aplicar con este equipo. Argentina ha tratado (cuando el rival lo deja, por supuesto) de tener una gran circulación de pelota. A los cuatro ya mencionados hay que sumar, en esa idea de juego, a Javier Mascherano. Así, el dato de posesión de balón de los argentinos en lo que va de la Copa es impresionante: según las estadísticas entregadas por la firma Opta Sports, tuvo la pelota el 68 por ciento del tiempo contra Paraguay, 59 por ciento contra Uruguay y 73 por ciento contra Jamaica. Y esa posesión se refleja en el número de pases realizados: en los tres partidos, hicieron 1.861. Para que se hagan a una idea, Colombia, en los tres juegos de la primera fase, realizó 1.193 pases, 668 menos. Y solo en el juego contra Brasil tuvo el balón menos tiempo que su rival.

En ese esquema, el que cumple la labor de rematador de las jugadas es Sergio Agüero, el atacante del Manchester City. El ‘Kun’ ha marcado dos de los cuatro goles de Argentina en esta Copa, uno a Paraguay y otro a Uruguay (los otros fueron de Messi, de penalti, contra Paraguay, y de Higuaín, contra Jamaica). Esa ha sido la gran falla del equipo en el torneo: para todo el tiempo efectivo que tuvo la pelota en su poder y para todas las veces que remató al arco (contando solo a los cinco atacantes, realizó 43 remates, entre directos, desviados y bloqueados), cuatro goles parecen un botín escaso.

Atrás responden

Ya está claro a qué se enfrenta la defensa colombiana hoy. Pero los atacantes tampoco la tendrán fácil. Martino mantuvo casi la misma base de la zaga que jugó el Mundial de Brasil, una línea de cuatro zagueros, con el único cambio de Nicolás Otamendi, que no fue convocado para la Copa del Mundo, en lugar de Federico Fernández, que estuvo en la lista de 30 preseleccionados para la Copa, pero que el DT dejó por fuera en el último filtro. Los tres que siguen con Zabaleta, Garay y Rojo.

Delante de ellos, Martino pone dos volantes de recuperación, Lucas Biglia y Mascherano, jugador clave en el equipo tanto en marca como en salida. Ayer también lo ensayó como central, en lugar de Otamendi, para meter como volante a Roberto Pereyra, jugador de Juventus. En defensa y en ataque, Argentina demuestra que es mucho más que Messi.

 

 

 

 
Fuente: El Tiempo

Comentarios

Share.

About Author