Otra más del “concejal de la familia”: ahora la emprende contra ‘La Bella y La Bestia’

0

‘Disney, con mis hijos no te metas’. Esa es la consigna que puso a circular este fin de semana Marco Fidel Ramírez, quien se autodenomina como “el concejal de la familia”. El cabildante de Bogotá, conocido por sus posturas radicales y sus posiciones controversiales, la emprendió contra la más reciente película del estudio cinematográfico: ‘La Bella y la Bestia’, a la que acusó de promover la ideología de género entre los niños.

Su cruzada está acompañada de una imagen de un Mickey Mouse con expresión siniestra, dientes afilados y orejas pintadas con los colores de la bandera LGTBI. De acuerdo con el concejal de Opción Ciudadana, Disney busca adoctrinar a los menores con la denominada ideología de género, una categoría que –según reclamaban los promotores de la campaña por el No al plebiscito de octubre pasado– ataca el concepto tradicional de familia y lleva a los niños a convertirse en homosexuales.

Los reparos a la cinta, que rompió récords de taquilla en su fin de semana de estreno, al sumar 357 millones de dólares en todo el mundo, y que solo en Colombia ha sido vista por más de medio millón de personas, tienen que ver con un personaje con aparentes tendencias homosexuales. Se trata de LeFou, interpretado por Josh Gad, quien coquetea de forma sutil con otro protagonista. Incluso, al final de la historia, se le ve bailando con otro hombre que, previamente, ha descubierto indicios de su identidad sexual.

Por estos hechos, el filme no fue exhibido en las salas de cine de Kuwait, Singapur, Malasia y Rusia, donde incluso, se barajó la posibilidad de censurarlo, ya que podría infringir una ley que prohíbe “la propaganda homosexual” dirigida a los menores de edad. En Colombia, ‘La Bella y la Bestia’ ocupó el primer lugar de la taquilla al llevar 617.410 espectadores a salas desde el jueves 16 y hasta el lunes 20 de marzo.

En una serie de mensajes, breves por demás, el concejal invitó a padres de familia a que no lleven a sus hijos a ver la película: “¡Peligro! Disney busca adoctrinar nuestros niños con ideología de género (…) Padres de familia estamos molestos por ideología de género en película de Disney. ¡No los llevaremos a verla! (…) Invito a los padres de familia a no llevar a sus hijos a ver la nueva película”, dijo en sus redes sociales, acompañando sus reclamos con videos en los que se alertaba por una supuesta agenda gay que estaría promoviendo la compañía de entretenimiento. Lo anterior, a través de series y películas dirigidas al público infantil.

El Espectador intentó comunicarse con el cabildante para detallar en sus reparos; sin embargo, aunque inicialmente desde su oficina de prensa dijeron que estaba dispuesto a atender los cuestionamientos, días después notificaron que, pese a que Ramírez agradecía de antemano la invitación, “no participará en este momento”.

Lo cierto es que la adaptación cinematográfica del clásico de Disney usando actores reales –Emma Watson como Bella, y Dan Stevens como la bestia– recaudó 175,7 millones de dólares en Estados Unidos y Canadá y 182,3 millones en otros 44 países. De hecho, fue considerado el mejor estreno para una película clasificada para todo público y alcanzó el sexto mayor estreno doméstico de todos los tiempos, una lista que lidera el Episodio VII de ‘La guerra de las galaxias’.

Publicado este artículo, la oficina de prensa del concejal hizo llegar unos audios en los que se ampliaba la postura de Ramírez. Según manifestó, los propios productores de la cinta han declarado públicamente que la película ‘tiene un componente gay’: “Disney –que produce filmes para familias y también para niños– ha optado por usar su referente cinematográfico como un promotor de la ideología de género, razón por la cual creo realmente inconveniente que los padres de familia lleven a sus niños a ver dicha película. Es una regla elemental de respeto a los niños, creo yo”.

El cabildante, reivindicando su condición de líder cristiano y “concejal de la familia”, se ratificó en su invitación a los padres de familia y agregó que “respeta incondicionalmente” a quienes piensan diferente.

No es la primera vez que Ramírez acapara titulares por sus controvertidas posturas. En febrero de 2014, elevó una petición a la Autoridad Nacional de Televisión de Colombia para que se prohibiera la transmisión del videoclip “Can’t remember to forget you”, que la cantante colombiana Shakira grabó con Rihanna.

En opinión del concejal, el video era contrario a la moral y se conjuraba como una apología del lesbianismo. Ante ello, la cantante dijo que el político ‘debería hacer algo más productivo’. “En un país como el nuestro, donde hay tantas necesidades, un sistema de salud que tiene que ser mejorado, un sistema de educación que tiene que seguir creciendo, empleos que tienen que ser generados, que un concejal use su voz y su tiempo para hablar de un vídeo de una artista como yo, significa que estamos como mal de concejales, ¿no?”, manifestó en su momento.

En agosto del año pasado, nuevamente, las declaraciones del concejal generaron polémica. Radicó ante la Procuraduría General una queja disciplinaria en contra del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, porque éste ordenó izar una bandera de la comunidad LGBTI en la sede de la Alcaldía. Un hecho que, argumentó Ramírez, representó una extralimitación de sus funciones.

Para el cabildante distrital, Hernández Suárez “ejerció arbitrariamente su autoridad” hecho por el cual pidió que se le abriera una investigación disciplinaria. En su concepto, el alcalde desconoció el interés general al ubicar “la bandera arcoíris del colectivo homosexual, a la par de la de Colombia y la departamental”.

“El alcalde privilegia las ideologías propias de un grupo minoritario en particular, desconociendo y discriminando a otros ciudadanos a quienes nunca se les ha dado la oportunidad de que sean izados sus símbolos en instalaciones oficiales”, precisó. La bandera fue izada en rechazo a la homofobia, y matoneo en colegios hacia las personas lesbianas, gais, transgénero, bisexuales e intersexuales. La acción se hizo como parte de la posición de la Alcaldía “por la no discriminación y no exclusión” en la capital del departamento de Santander.

Recientemente, en pleno furor del debate entre los promotores del “Sí” y del “No” en el plebiscito con el que los colombianos refrendaron el acuerdo de paz entre Gobierno y Farc, Marco Fidel Ramírez manifestó que, de concretarse el pacto, Colombia se convertiría en un país “ateo-marxista y homosexual”.

En un encuentro con pastores de la religión, el concejal de Opción Ciudadana aseguró que el acuerdo entre Gobierno y Farc fue filtrado por una ideología, que bautizó como “ateo-marxista”, sin explicar exactamente qué significa el curioso híbrido y en cuáles puntos del acuerdo se ven reflejados. Fue más allá durante su intervención y afirmó que una vez empiece a cumplirse el acuerdo, el país se verá convertido en una “dictadura homosexual”.

Sobre esto, hay varios videos en la página oficial de Ramírez, en los que básicamente manifiesta su oposición a que en los acuerdos estén expresiones como “los y las” o “todos y todas”, que a su parecer van a tener mucha incidencia en el nuevo sistema que, asegura, tendrá el país, pese a que eso nunca se negoció. “Las primeras víctimas de semejante atroz sistema seremos los pastores y las iglesias”, exclamaba Ramírez mientras muchos de sus espectadores decían “Amén”.

“El Acuerdo Final con las Farc apunta a imponerle a esta gran nación lo que este concejal de la familia ha denunciado en los últimos 5 años, en medio de una pavorosa soledad y en medio del desierto y la incomprensión: nos llevan de narices hacia una peligrosa dictadura homosexual”, profirió el cabildante. “Amén”, “Amén”, repetía y asentía el auditorio. La prueba que presentó Ramírez para hacer estas afirmaciones fue que ningún miembro del gabinete ministerial sea cristiano, mientras sí hubo dos ministras abiertamente pertenecientes a la comunidad LGBTI.

Comentarios