Reforma de poderes tendrá pocos cambios durante el último debate

0

La reforma de equilibrio de poderes, una de las apuestas legislativas más importantes del segundo gobierno de Juan Manuel Santos, entró ayer a su recta final en el Congreso de la República cuando la Cámara de Representantes empezó la discusión de la iniciativa en el último de los ocho debates en los que debe aprobarse para convertirse en norma constitucional.
Si bien a la reforma aún le falta por superar este octavo debate y una posterior conciliación entre los textos aprobados tanto en Cámara como en Senado, a lo largo de su tramite legislativo ha tenido una serie de artículos que en términos generales han mantenido su esencia desde el inicio.
Dentro de ese grupo ha habido un relativo consenso en las proposiciones que tienen que ver con la eliminación de la reelección presidencial y de altos funcionarios del Estado; la implementación de la silla vacía para delitos contra la administración pública; y la prohibición de la puerta giratoria.
Por otro lado, están aquellos artículos, que en palabras del representante por el Partido de la U, Hernán Penagos, “versan sobre temas de mucho más debate y que la experiencia nos demuestra que siguen siendo complejos de tramitar”.
Según Penagos entre los artículos de mayor complejidad se encuentran el de la eliminación del voto preferente y la implementación de las listas cerradas. “En la Cámara no recogemos esa propuesta porque no ha habido consenso en cómo funcionaría, ni a partir de qué año y cómo sería lo de la democracia interna, pero me parece que sería muy difícil volver a incorporar esa propuesta a estas alturas”.
Del Congreso al gabinete
Otro de los temas polémicos que se someterá a consideración de la Cámara en este último debate es la posibilidad de que los congresistas sean nombrados en cargos del orden Ejecutivo. Penagos defiende esta medida, haciendo la salvedad de que solo entraría en vigencia a partir de 2018, es decir, no aplicaría para los actuales congresistas. Además, el representante por Caldas agrega que esto solo podría ser posible siempre y cuando el legislador haya renunciado antes.
Lo contrario piensa la representante por la Alianza Verde, Angélica Lozano, para quien ese artículo es un despropósito. “Lo que se buscaba con esta reforma era equilibrar los poderes, pero con esta medida se hace lo contrario, porque se crea un incentivo bastante perverso que arrodilla más a las mayorías del Congreso frente al Ejecutivo, disminuyendo el control político”.
Lozano también advierte que hay intereses muy poderosos haciendo lobby en el Congreso para hundir la reforma y sobre todo la Comisión de Aforados que para la congresista, es de lo mejor que tiene el proyecto y se debe salvaguardar. “Es muy valioso ponerle juez a quienes han carecido de él desde hace más de 190 años, de ahí la resistencia que ha generado”.
Al respecto, el ministro del Interior Juan Fernando Cristo afirma que “el Gobierno respeta la autonomía y la independencia de la rama judicial y segundo ha recogido muchas de las recomendaciones que han hecho los representantes de las altas cortes, los magistrados y los jueces”.

 

Fuente: El Colombiano

Comentarios

Share.

About Author