Sergio Luis Henao, un león

0

De las caídas siempre se ha levantado más fuerte. De las derrotas ha aprendido y toda esa experiencia es la que le permite disfrutar de sus mejores momentos como ciclista. Sergio Luis Henao es un león: noble, leal, hábil, fuerte y valiente. Eso lo demostró una vez más este domingo, cuando se coronó campeón de la París-Niza, una de las carreras que hacen parte del calendario Pro Tour y en la que derrotó a varios de los mejores pedalistas del mundo, entre ellos al español Alberto Contador (segundo a dos segundos), el australiano Richie Porte o el irlandés Daniel Martin. “He pasado por momentos duros en mi carrera, pero ahora ha salido el sol para mí”, dijo un emocionado Sergio Luis, quien destacó este como el triunfo más importante de su vida deportiva. En la etapa final, que se disputó este domingo, llegó a perder el liderato con Alberto Contador, quien atacó desde temprano, sin embargo, a pesar de ir cediendo hasta un minuto con el español, sacó la berraquera que lo caracteriza y en los últimos 16 kilómetros de la jornada descontó y se mantuvo vestido de amarillo.

Ómar Henao, el papá de Sergio Luis, es el gran responsable de que este paisa de 29 años haya adquirido ese deseo de lucha. Con sueldo de celador sacó adelante a cinco hijos y les enseñó a todos ellos que nada era regalado en la vida y para conseguir los sueños había que elegir no el camino más corto sino el mejor, por difícil que fuera ese recorrido. Así que el sueño de Sergio Luis de ser ciclista se cumplió, pero para llegar a hacerlo tuvo que luchar más de la cuenta.

Los entrenamientos eran lo más importante y la prioridad. No importaba que su bicicleta no fuera la adecuada y pesara más que las de ruta. Lo transcendental era la rutina y cumplir con los programas establecidos. Así adquirió sus habilidades y el equipo Orgullo Paisa lo fichó. En 2007 hizo su debut como profesional en el equipo Colombia es Pasión, pero en 2008 comenzaron sus infortunios sobre la bicicleta.

Antes de participar en el Tour de L’Avenir sufrió una caída que le causó una contusión en la meseta isquioribial y tuvo que bajarse de la bici por un largo tiempo. Claro que en esos días conoció a Carolina Caicedo, fisioterapeuta de Coldeportes y quien hoy en día es su esposa. Ella lo ayudó en su proceso de recuperación y lo motivó a no entregarse y seguir con su sueño.

Regresó a las carreteras y con el Colombia es Pasión, dirigido por Luis Fernando Saldarriaga, se destacó en una gira europea. Se proclamó campeón del Gran Premio de Portugal y del Cinturón a Mallorca. En 2010 regresó al Orgullo Paisa y consiguió el título de la Vuelta a Colombia, además fue segundo del Clásico RCN.

Estos resultados, más su buena actuación en el Tour de Utha y el USA Pro Cycling Challenge, le abrieron las puertas en 2012 del Sky, el mejor equipo del mundo. “A pesar de llegar a este nivel, su personalidad no ha cambiado. Ha seguido siendo el mismo y su rutina también ha seguido siendo la misma. Es un profesional intachable”, dice Carolina Caicedo, su esposa.

Fue justamente ella la que no dejó que se rindiera. En 2014, en la Vuelta a Suiza, Sergio Luis sufrió una caída que le ocasionó una fractura de su rodilla derecha en ocho pedazos. El paisa estaba destrozado anímicamente, no quería nada, pero Carolina, quien estuvo en Pamplona a su lado durante todo el proceso de recuperación, lo calmó. Luego llegó la cirugía, que fue un éxito y más adelante, en el posoperatorio, Carolina siempre estuvo allí, incluso guiándolo en fisioterapias en casa. “El equipo Sky puso a los mejores profesionales al servicio de Sergio, siempre confiaron mucho en que él se recuperaría y volvería a su nivel, a pesar de que algunos profesionales médicos se arriesgaron a decir que no podría volver a montar en bicicleta”, recuerda Carolina.

Como un león volvió. A principio de 2016 se volvió a subir a la bicicleta y los resultados fueron impresionantes. En el Tour Down Under, en Australia, terminó tercero y como campeón de la montaña. Luego fue segundo en el Campeonato Nacional de Ruta, en Tunja. Y en la París-Niza de ese año fue un gregario de lujo para que Geraint Thomas ganara la carrera.

Pero los obstáculos seguirían llegando a la vida de Sergio Luis. El equipo Sky decidió apartarlo provisionalmente de la competición, mientras se adelantaba una investigación interna respecto al entrenamiento en altura. En ese momento se comenzaron a notar cambios en el pasaporte biológico de Sergio Luis y se llegó a dudar de que se estuviera dopando, no obstante, él logró demostrar que esos cambios en los glóbulos rojos eran por prepararse en los 2600 metros de Rionegro. Por esa pausa se vio obligado a perderse el Giro de Italia, la que iba a ser su primera participación en una grande. “Lloré por no poder ir a esa carrera, me sentía muy fuerte”, le confesó a este diario el antioqueño en ese momento.

Pero el premio a su perseverancia fue poder correr el Tour de Francia 2016. Fue gregario de lujo de Chris Froome y terminó en un meritorio puesto 12. Justo después de participar en la ronda gala, nació su hijo Emanuel, hoy en día su mayor motivación. “Ahora no lucho sólo por mí, sino por un pedazo de mí”, destaca el antioqueño.

Y tras caerse en los kilómetros finales de la prueba de ruta en los Juegos Olímpicos de Río 2016, en la que iba a disputar por las medallas, Sergio Luis una vez más dio muestras de esa lucha y esa garra que le inculcó su padre. Se recuperó de la lesión y obtuvo hace dos semanas el título nacional de ruta, en Bogotá. Para Sergio el campeonato nacional fue un respiro. Se sentía ahogado, trataba de salir de la mala racha, pero no se le daba nada. Al ponerse la camiseta tricolor pudo volver a sentirse seguro y darse cuenta de que las cosas malas son enseñanzas para el futuro.

Tras ganar la París-Niza, el propio Chris Froome reconoció a Henao y en sus redes sociales escribió: “Muy feliz de ver ganar a Sergio Luis Henao, un ciclista que usualmente sacrifica sus opciones de ganar por el equipo”, haciendo referencia al papel del colombiano como gregario en el Sky. Aunque el paisa tuvo opciones de pasar este año al Bahrain Merida, ganando un sueldo mucho mayor, prefirió quedarse en la escuadra británica, en la que se siente valorado y feliz.

Comentarios