“Sinceramente, perdón a todas las víctimas del conflicto”: ‘Timoleón Jiménez’

0

Airoso. Satisfecho. Poético. Feliz. Siempre revolucionario. Así lució Rodrigo Londoño, “Timoleón Jiménez”, durante el discurso más importante de su vida, en el que hizo un recorrido exprés desde el nacimiento de las Farc como movimiento clandestino que buscó llegar al poder por las armas, hasta este histórico 26 de septiembre, día en que el grupo soltó sus fusiles para ingresar a la sociedad colombiana, mientras sus líderes lidiarán, ahora en la arena política, las ideas y tesis que defendieron, equivocadamente según reconoció, con balas.

Lo más importante y emotivo de su discurso de casi 20 minutos, fue el perdón a las víctimas de la confrontación armada, que se llevó los aplausos y la ovación más sonora de la intervención del líder de las Farc.

Sus palabras fueron para su grupo, para el presidente Santos y para el pueblo colombiano. Recordó a Manuel Marulanda Vélez y Jacobo Arenas, fundadores de las Farc, y también a ‘Alfonso Cano’, su antecesor, a quien el Ejército dio muerte en 2011. Reconoció el gran papel de Cuba y Noruega, como países y pueblos garantes del proceso. Aprovechó el momento para destacar el papel de Chile, país que acompañó el proceso, y saludó a los presidentes y pueblos de los países afines a su ideología. Quiso hacer más extensiva su reverencia, y agradeció a la ONU y a toda la comunidad internacional. Todos estos nombres y países, fueron para “Timoleón Jiménez” determinantes en el final de la guerra entre su grupo y el Estado.

El máximo líder de las Farc, en medio de poéticas referencias a Gabriel García Márquez y sus mariposas amarillas, y a San Francisco de Asís y sus deseos por almas y mentes en paz, reiteró que fue unánime el respaldo de las Farc al proceso, que manifestaron los miembros del grupo en la X Conferencia que finalizó el fin de semana. Los guerrilleros en proceso de desmovilización avalaron el paso hacia un movimiento político, que significa el paso de la lucha clandestina a la lucha política. “Que nadie dude que vamos hacia la política sin armas, preparémonos todos para desarmar la mente y los corazones”, dijo Londoño en su discurso, invitando a los cuidadanos a creer en el proceso y en su voluntad de paz.

El líder de las Farc espera que lo firmado no se quede en el papel. Por eso pidió al pueblo colombiano y a la misión de verificación internacional que observe atentamente el posconflicto en el que, aseguró, cumplirán su parte. “Nosotros vamos a cumplir y esperamos que el gobierno cumpla”, dijo, al afirmar que esto convierte a Colombia y a los negociadores del proceso en referentes para la solución de conflictos.

Así, pidió por una solución negociada a la guerra en Siria y también al conflicto palestino-israelí, dos de las confrontaciones vigentes más mortíferas, con millones de víctimas cada una. “No más conflictos bélicos con sus dramas humanos”, dijo al respecto el líder de las Farc, respaldado por 10 de sus personas.

“Timochenko” regresó su discurso a Colombia y se refirió a uno de los puntos que más preocupan a las Farc para que se dé una efectiva implementación de los acuerdos: el paramilitarismo y las bandas criminales, que podrían aprovechar la salida de la guerrilla de determinadas zonas para ingresar a estas y delinquir. Por eso, pidió que el acuerdo que suscriben ponga fin a toda confrontación armada en el país, primando el perdón y la reconciliación. Afirmó que su sueño es que desde este 26 de septiembre de 2016 acabe el pretender solucionar diferencias a disparos, y reiteró su compromiso con el debate entre ideas y su respectivo apoyo popular.

Respecto a lo que muchos detractores del proceso han afirmado, que el acuerdo implica que en el país se establezca el socialismo, el líder de las Farc aseguró que eso no significa que el capitalismo y el socialismo se fusionarán o empezarán a caminar juntos en el país. Significa que ambas ideas, además de muchas otras, empezarán a ser escuchadas y confrontadas en la arena política, motivadas por el debate. Esto, finalmente, implica una apertura democrática en Colombia, con la que además se evitarán las armas como forma de búsqueda del poder, y se cesará la persecución contra la oposición política. Al menos eso esperan las Farc.

En su discurso, “Timoleón Jiménez” tuvo palabras para intelectuales, ambientalistas, Comunidad LGBTI, comunidades religiosas, empresas, pro sobre todo para las víctimas de un conflicto que se cerró con el acuerdo firmado este lunes, del que el líder de las Farc tiene amplias expectativas considerarlo una victoria del pueblo y de la comunidad internacional, y que podría ser el primer paso para escalecer las causas y sucesos de una guerra que inició en 1964 en Marquetalia, Tolima.

No son amenazas, dijo. Desde este lunes, afirmó que él y los miembros de su grupo son personas dispuestas al dialogo y al perdón, y con ansias de trabajar por un nuevo país de un modo pacífico. “Sentimos que millones de colombianos nos felicitan por el acuerdo conseguido”, aseguró, mientras pidió al Ejército que no los vea más como enemigos, pues afirma que ellos ya no los ven como los enemigos que fueron otrora.

El jefe de las Farc concluyó su “renacimiento” con el compromiso de cumplir lo acordado para finalizar el conflicto más largo del hemisferio occidental. Lamentó lo que perdió él, su grupo, y las miles de víctimas de la guerra. No obstante, también lanzó una pulla al poder que durante décadas ha estado en el país, y en sus palabras más políticas se arremetió contra las irregularidades en la educación y la salud, con la que aseguró se han lucrado las élites. Incluso habló del Plan Colombia y de los millonarios gastos de guerra, que para él hubieran sido mejor invertidos en la financiacón de todas las necesidades del pueblo colombiano. También, subrayando su pensamiento revolucionario, se fue lanza en ristre contra los medios de comunicación, la publicidad y el sistema financiero, mientras recordaba a Jorge Eliecer Gaitán y agradecía por esta segunda oportunidad que tiene.

Comentarios