Sobreviviente de un arroyo de Barranquilla cuenta cómo se salvó

0

“Cuando escuché que el man que me agarró del brazo me dijo: ‘llave, te tengo’, sentí que esas palabras fueron las más reconfortantes que me había dicho alguien en mis 51 años”.

Así recuerda Guillermo Antonio Moncada Escorcia el momento en el que fue rescatado, el pasado miércoles, de un arroyo en el norte de Barranquilla, una historia que se volvió toda una leyenda.

“He recibido mucho apoyo de mi familia, amigos y compañeros; y también muchos jalones de oreja”, dijo este viernes este vendedor, de cabello corto y cenizo, apariencia tranquila y ojos enmarcados en gafas delgadas.

La historia del bienaventurado empezó a las 12:20 del mediodía, cuando transitaba en una camioneta por la calle 76 hacia su sitio de trabajo, ubicado a escasas 10 cuadras.

Un minuto después, el vehículo, que pertenecía a la empresa donde labora, se varó. Entonces, Moncada parqueó y fue a la empresa por ayuda.

Él sabía que la lluvia, que apenas empezaba, le podía traer problemas. Cuando volvió al sitio donde había dejado el carro, se dio cuenta de que, por el arroyo, este estaba siendo arrastrado en reversa.

Sin pensarlo, se lanzó a tratar de amarrar el vehículo, pero fue imposible. El agua separó el carro del andén y a él lo empezó a arrastrar. “Me dije: ‘coño, qué pasó aquí, me está llevando. Miércoles, y ahora qué hago’ ”, cuenta Moncada.

“Entonces tomé la posición del personaje de la película ‘Karate Kid’. Con los brazos abiertos, una sola pierna en el piso y la otra encogida, iba saltando con el fin de que la pierna encogida tocara la acera y la otra quedara más arriba, pero luego quedé medio agarrado. En ese momento llegaron a mis oídos las palabras que me llenaron de tranquilidad: ‘llave, te tengo’ ”, recuerda Moncada, que así se salvó de morir en un arroyo.

Por: El Tiempo

Comentarios

Share.

About Author