Viajar al exterior costaría 32% más este año

0

La impresionante devaluación del peso colombiano podría encarecer las vacaciones de más de un colombiano.

A medida que se avecinan las vacaciones de mitad de año se acerca el momento en que miles de colombianos comienzan a interesarse por el costo del dólar frente al peso colombiano. Para muchos es el único momento en que les importa el mercado de divisas local ya que gran parte de sus costos dependerá del valor de la tasa de cambio local.

La devaluación de más de 32% que ha sufrido el peso colombiano frente al dólar significaría que si hace un año un tiquete al exterior costaba $1 millón, ahora cuesta $1.320.000. Además el hospedaje y los gastos en recreación, habrían elevado su valor en una proporción similar.

¿Por qué se encarecieron las vacaciones al exterior?

La caída de los precios del petróleo, el fortalecimiento del dólar como resultado del despegue de la economía estadounidense, la desaceleración del crecimiento colombiano, al igual que la incertidumbre por el cambio de la política monetaria de los Estados Unidos, son los principales culpables del encarecimiento de las vacaciones.

La combinación de estos factores ha provocado que la tasa de cambio colombiana escalará más $600, y ha provocado que en 2015 hayan registrado niveles récords como cuando el costo del dólar dentro del territorio nacional alcanzó los $2.687 el 16 de marzo pasado.

¿Es mejor no esperar más para comprar los tiquetes?

Desde hace dos meses la tasa de cambio había venido moderando su crecimiento, permitiendo que la Tasa Representativa del Mercado cayera por debajo de los 2.400 y se estabilizara en ese nivel por un tiempo. Sin embargo en la última semana el precio del dólar dentro del mercado local volvió a despegar pues ha ganado casi $170 en este periodo de tiempo, y en la jornada de este martes cerró en $2.546.

El reciente regreso de la volatilidad fue el resultado de la combinación de la suspensión de la venta de Isagén, que impidió que más de US$2.000 millones ingresaran a la economía; del tambaleo del precio del petróleo alrededor de los US$60, que podría significar otro retroceso importante; del rebalanceo del índice JP Morgan, que bajó la ponderación de Colombia de 7,5% a 7,1% en su portafolio de recomendaciones; y del fortalecimiento del dólar frente a las demás monedas debido al saludable reporte de construcción y de inflación.

Además de esto hay varias razones para pensar que es mejor comprar de una vez los tiquetes de que esperar un par de semanas ya que el alza de la tasa de cambio podría continuar, incluso por encima de los $2.700. Los factores que provocaron la gran devaluación del peso colombiano al final de 2014 y en los primeros tres meses de 2015, como la incertidumbre en torno a los precios del petróleo y la política monetaria de Estados Unidos, seguirán presentándose en lo que resta del año.

De acuerdo con el departamento de investigaciones económicas de Alianza Valores, “esperamos encontrarnos en un rango de negociación de entre $2.520 y $2.600 durante la semana. No descartamos una subida adicional en caso de concretarse la ruptura del precio del petróleo y la publicación de buenos datos económicos en EE.UU. en especial la revisión del PIB del primer trimestre de 2015. Asimismo creemos durante el resto del año seguirá presentándose la tendencia alcista en el dólar, y al final de 2015 podría cerrar entre los $2.600 y $2.800.

Fuente: El Espectador

Comentarios

Share.

About Author