Acciones colectivas por el medio ambiente

0

Organizaciones comunitarias del medio y bajo Magdalena, lideran iniciativas para recuperar los ecosistemas acuáticos de las ciénagas: Zapatosa, Barbacoas, Chiqueros y Chucurí, ubicadas en los departamentos de Magdalena, Cesar, Antioquia y Santander, respectivamente.

Gira de viveros, un espacio de intercambio de conocimientos de los viveros comunitarios que desarrollan acciones de restauración en la Ciénaga de la Zapatosa.

Con el fin de promover una mayor coordinación institucional e incrementar el impacto de las acciones en los territorios, el Programa Pequeñas Donaciones del GEF-PNUD (PPD) y la Fundación Natura, a través del Proyecto GEF Magdalena Cauca Vive, desarrollan la convocatoria “Conservación comunitaria de humedales y ciénagas de Zapatosa y Barbacoas”, una alianza para apoyar la construcción de una gobernanza local efectiva y contribuir a la salud de los ecosistemas acuáticos y humedales, asociados a la macrocuenca Magdalena- Cauca.

Juntas de acción comunal, asociaciones de pescadores, organizaciones de pequeños ganaderos, grupos de mujeres, grupos de jóvenes, casas de la cultura y organizaciones comunitarias ambientales, se presentaron a esta convocatoria que se realizó en el año 2019 y que contó con 103 propuestas, de las cuales se seleccionaron 36 proyectos que buscan aportar, desde sus conocimientos y experiencias, tanto a la construcción de soluciones para la recuperación de los ecosistemas, como para el mejoramiento de su calidad de vida y el fortalecimiento de su identidad cultural como habitantes de ciénagas.

Durante más de un año de trabajo, las organizaciones comunitarias participantes han realizado acciones de recuperación de las coberturas naturales, mediante la siembra de árboles, destaponamiento de caños, rehabilitación de hábitats acuáticos, a través de islas flotantes; y de la generación de alternativas productivas como viveros comunitarios, galpones, patios productivos, sistemas piscícolas, artesanías y huertas comunitarias.

Para conseguir los objetivos, un equipo de profesionales especializados en campo brinda soporte y acompañamiento técnico y social a los procesos adelantados de forma autónoma, por parte de las asociaciones comunitarias, quienes son las encargadas de proponer alternativas, administrar recursos, tomar decisiones, delegar responsabilidades y superar retos.

“Quisiéramos resaltar la importancia de la capacidad instalada que queda en las organizaciones, al poder fortalecer sus competencias para manejar proyectos, presentar informes y, sobre todo, organizarse de manera colectiva para desarrollar un propósito común y apropiarse de esos procesos en el territorio”, explica Ana Beatriz Barona, coordinadora nacional del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD).

Implementación de iniciativas comunitarias

Los integrantes de la Junta de Acción Comunal del corregimiento Bocas de Barbacoas, en el municipio de Yondó, Antioquia, adelantan acciones de limpieza y destaponamiento del caño Bandera en la entrada de la Ciénaga Barbacoas, uno de los ecosistemas de gran importancia para la subregión del Magdalena Medio.

Vivero Patio Bonito de la Junta de Acción Comunal del corregimiento Sabana del Indio, municipio Chimichagua, Cesar.

Las iniciativas comunitarias se ubicanen los municipios de: El Banco (Magdalena), Chimichagua y Tamalameque (Cesar); Yondó y Puerto Berrío (Antioquia); Puerto Parra, Cimitarra y Barrancabermeja (Santander).

La convocatoria apoya 36 iniciativas, de las cuales 19 son financiadas por el PPD y 16 por la Fundación Natura. El proceso cuenta con 843 participantes: 514 hombres y 329 mujeres.

Procesos comunitarios sostenibles

La Junta de Acción Comunal del corregimiento El Cerrito, se encarga del vivero “Sembrando Vida”, una iniciativa que busca restaurar el caño Totumo en el Municipio El Banco (Magdalena).

En diciembre de 2020, la ola invernal inundó el corregimiento y el vivero. Los integrantes del proyecto reconstruyeron la infraestructura y salvaron más de 2000 plantas de diferentes especies nativas.

Como lo explica Héctor Felipe Ríos, profesional de restauración del Proyecto GEF Magdalena Cauca Vive, que ejecuta la Fundación Natura, las organizaciones comunitarias han llevado un proceso de aprendizaje y fortalecimiento, tanto interno como de trabajo colectivo, en el que han tenido que consolidarse legalmente, capacitarse y superar dificultades.

Con el objetivo de lograr proyectos sostenibles, a través del acompañamiento técnico, se brindan conocimientos para que las comunidades puedan generar información, monitorear sus procesos y tomar decisiones oportunas, así como vincularse a las dinámicas territoriales mediante trabajos en forma de red.

“Cada una de estas organizaciones, hoy en día, es más capaz de enfrentar un proceso en el territorio siendo un actor activo. Parte de nuestra función ha sido que esas iniciativas no queden aisladas y que sean reconocidas entre ellos mismos en una red de conocimiento y de trabajo, visibilizándolos también ante las instituciones locales y regionales”, afirma Ríos.

Comentarios

Share.

About Author