El Presidente Duque le dio apertura a la mega estructura, que comunica a los departamentos de Atlántico y Magdalena.

0

El presidente Iván Duque fue el encargado de realizar el desanude de la cinta para inaugurar el nuevo Puente Pumarejo, la estructura considerada como la obra de ingeniera más ambiciosa durante los últimos años en el país.

El primer mandatario estuvo acompañado de la vicepresidenta Marta Lucia Ramírez, la ministra de transporte, Ángela María Orozco; el director de Invías, Juan Esteban Gil; el Gobernador del Atlántico, Eduardo Verano; la Gobernadora del Magdalena, Rosa Cotes; y  el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char.

“La ciudad de Nueva Orleans se parece mucho a Barranquilla por su contacto con el río y su pasión por la música”, con estas palabras el presidente Iván Duque se refirió a la importancia que tiene el nuevo puente Pumarejo para la ciudad y que este viernes entra en servicio.

Durante su intervención Duque habló sobre papel del exvicepresidente Germán Vargas Lleras en la construcción de nuevo Pumarejo.

“Esta es una obra que dimensiona una transformación, y el reconocimiento a usted y a quienes iniciaron esa tarea”, manifestó Iván Duque esta mañana de viernes.

Igualmente elogió al alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, quien, según el mandatario de los colombianos, “inició el cambio de Barranquilla”.

Asimismo, Duque agregó que este puente “se llama y se llamará siempre Pumarejo, como ya quedó oficializado”.

El jefe de Estado confirmó que ya se iniciaron los estudios para convertir los extremos del puente en un centro cultural y turístico y aprovechó para agradecer la presencia, en la ceremonia, del futbolista Teófilo Gutiérrez, nacido en el barrio La Chinita, en límites con el puente.

“Al.maestro Teo, un gran jugador. Yo soy hincha del América, pero él protagonizó esa gran final con el Junior”, indicó Duque.

El reto

Ahora el desafío es derribar pronto la parte central del puente viejo para permitir el paso de buques de gran dimensión debajo del nuevo y la ampliación de la carretera entre Ciénaga y Barranquilla.

“Si bien sabemos que hay restricciones fiscales, aquí no tenemos restricciones para pensar decididamente en que hay que avanzar con velocidad en el corredor de Ciénaga a la ciudad de Barranquilla”, enfatizó Iván Duque este viernes.

La inauguración del puente no solo representa la consolidación del desarrollo de Barranquilla, también deja saldada una deuda histórica con el principal gestor del puente viejo, el dirigente liberal Alberto Pumarejo.

Alberto es abuelo del alcalde electo de la ciudad, Jaime Pumarejo, a quien los barranquilleros de hace cuatro décadas le reconocieron su labor con el bautizo de la estructura en el voz a voz de la calle mientras en los archivos capitalinos se le designaba el nombre del expresidente Laureano Gómez. Ahora sí, nombre y placa son uno solo.

El puente

La megaobra de 143 metros de altura, 3,2 kilómetros de largo y 38 de ancho repartidos en seis carriles, tuvo un costo cercano a los 800.000 millones de pesos. Fue contratada en 2015 por el gobierno de Juan Manuel Santos y terminada en el del presidente Duque, que le inyectó 140.000 millones de pesos.

Mejorar la conectivad de la costa y potenciar la navegación comercial y turística por el río son los objetivos centrales de esta megaobra, cuya construcción estuvo a cargo del Consorcio Puente Magdalena, conformada por la espapola Sacyr y la colombiana Esgamo Ingeniería, y en la que durante cuatro años trabajaron unas 5.500 personas.

“Seguramente este puente se convertirá en un ícono no de Barranquilla sino de todo el país. Ojalá el puente viejo no tenga que ser demolido, porque hay muchas ideas para que no sea un obstáculo sino un complemento”, dijo el gobernador Eduardo Verano, quien recordó la aprobación en el Ocad Caribe de 131.000 millones de pesos para ña ampliación de la carretera Barranquilla-Ciénaga.

Comentarios

Share.

About Author