Investigación de armas de fuego desaparecidas en Mesan ad portas de impunidad

0

Por: Idinael Fernández

La delicada investigación que adelanta la Fiscalía General de la Nación en la misteriosa desapaeición de las 248 armas de fuego hurtadas en la armería de la Policía Metropolitana de Santa Marta, parece no avanzar. Luego de cuatro años, el proceso no ha arrojado  resultados contundentes. En este informe periodistico se explica qué ha pasado con la investigación y que rumbó le ha dado el mismo ente acusador.

Desde un principio, la Fiscalía 19 Seccional de Santa Marta, inició indagación por única denuncia instaurada por el Fiscal 3 Especializado, a quien al parecer, diagnósticado con pruebas grafológicas y documentológica, le falsificaron su firma.  Allí se pudo  establecer que una de las participantes del apoderamiento de las armas, la patrullera de la Policía Metropolitana Yenifer Mendoza, declaró bajo juramento en tres y cuatro ocasiones, en donde puso en conocimiento por orden de quién, a quién le entregó y en compañía de cuales se surtió el robo de los armamentos.

En el testimonio de la patrullera, fue convalidado por los armarillos y un patrullero de apellido Toscano, en lo que guardaba relación con las solicitud impartidas por un Oficial, que al parecer por órdenes de Directivas suscritas por un General, no estaba facultado para tales efectos, pues era del resorte exclusivo e indelegable de los Comandantes Metropolitano y Departamental.

EL PODER OSCURO

En medio de la indagación se estableció que el Fiscal 19 Seccional de San Marta, que llevaba la investigación, pidió órdenes de capturas contra los presuntos autores del hechos del hurto de las pistolas y que al lograr la inferencia razonable exigida por ley, le fueron entregadas, y desde ahí empezó a surgir un poder oscuro, pues de un momento a otro la Juez Tercera  de Garantías que venía conociendo de las audiencias preliminares, de un momento a otro,  la cambiaron y en su remplazó llegó un Juez Ambulante, de quien se dice es oriundo de Cartagena, al parecer pupilo, recomendado del Magistrado cuestionado, por hacer parte del Cartel de la ‘Toga’, Malo Fernández. El mencionado Juez, sin tener en cuenta aspectos concretos estimados por la ente acusador, se abstuvo de proferir medida de aseguramientos para unos, pero a otros si se las dictó, a pesar de que los elementos probatorios eran los mismos.

SEPARAN DEL CASO AL FISCAL

Lo llamativo y curioso de este delicado proceso judicial fue la extraña decisión y orden de la subdirectora Rosaura Peña Sierra (Amiga de la Coronel Sandra Vallejo) y el Director de ese entonces al desprender de manera irregular de la investigación al Fiscal 19 Seccional, que ya tenía un norte preciso con el que no solo podía establecer las circunstancias o modales cómo se perpetró  el robo por parte de las personas que hasta ese momento habían sido imputadas. La decisión fue trasladar al fiscal para un despacho de Administración Pública, sin la autorización del Nivel Central, cuya intención no era otra, que empezar a darle manejo a la investigación.

Este mismo fiscal, fue devuelto al mes al mismo despacho 19 Seccional, y la sorpresa fue que la investigación que llevaba de las armas ya no estaba, es decir fue reasignado por orden o directrices trazadas por la misma Subdirectora y quién sabe si por el Director que estaba para la fecha, situación esta última, que conocimos fue denunciada por el Fiscal 19 Seccional, en razón a que el único que podía reasignar actuaciones era el Fiscal General de la Nación y no una subdirectora.

LA INVESTIGACIÓN EN FISCALÍA 6 ESPECIALIZADA

Al continuar con nuestra labor investigativa, nos enteramos que la investigación de las armas, fue a parar a la Fiscalía 6 Especializada,  cuya titular es la Doctora María Neyla (esposa del Magistrado de la Sala Penal de Apellido Vanegas), y allí en ese despacho, volvió a rondar la fuerza oscura, pues dicha funcionaria no conforme y dudosa con los elementos de pruebas recaudados por la Fiscalía 19 Seccional, volvió a recaudar algunos elementos que ya hacían parte de la indagación, situación que generó descontento en el investigador líder adscrito al CTI de apellido Palomino, pues debía realizar un doble trabajo y asumir los malos tratos de la fiscal, lo que hizo provocar serios problemas en la salud del funcionario que se vio obligado a servidor  renunciar a esa investigación.

Parece ser que esa fuerza oscura que ronda este caso, tiene gran poder, toda vez, que luego de que se separara al Fiscal 19 de la investigación, y una vez devuelto a la seccional de Santa Marta ya no hacía parte del proceso, y de igual manera se hizo con el investigador líder señor Palomino. Se quedó la investigación, sin el pan y sin el queso, sin el Fiscal y sin el investigador, quedando a merced de lo que se pretendía, darle al parecer manejo a la investigación que permitiera sepultarlo en un frío estante sin ánimo de levantarse, como en estos momentos está.

NUEVA DECLARACIÓN DE LA PATRULLERA

Un giro de 90 grados tomó la investigación al momento que la fiscal 6 Especializada, presentó escrito de acusación, y posterior a eso, volvió a recibir declaración a la patrullera Mendoza, muy pesar de que la uniformada había declarado en 3 o 4 oportunidades, no solo indicando los pormenores de las circunstancias de tiempo, modo y lugar de cómo se apropiaron de las armas, sino que contó otras situaciones que debieron investigarse.  Lo que sorprende y llama la atención fue por qué la fiscal 6 Especializada, no tuvo en cuenta que ya iba iniciar Juicio desde el mismo instante en que se presentó el escrito de acusación, toda vez que no debió recepcionar una nueva declaración a la patrullera Mendoza, menos aún, cuando iba encaminada a una retractación, pues lo que debió hacer fue irse a Juicio con esas 3 o 4 versiones y las allegadas a la investigación desde el proceso disciplinario y penal militar e impugnar credibilidad en la medida en que la patrullera tratara de retractarse. Sin embargo, la intención al parecer era anular y matar de paso la investigación.

Pero lo trascendental y extraño, también es que la Fiscal 6 Especializada, después de tres años de haber presentado escrito de acusación, salga peticionando una nulidad de la imputación fundamentada y no objetada por los intervinientes, ni cuestionada por el Juez, ni Ministerio Público, por parte del Fiscal 19 Seccional, y lo más raro, es que a estas alturas de tiempo no le haya dado impulso a la investigación, o es que es de verdad, que esa investigación ¿está sufriendo el sueño de los justos?

¿Será que esta conducta connotada, por cierto, va a quedar en la impunidad?. Y lo más delicado y aún grave es que el 70 u 80% de las armas hurtadas, hacen parte de investigaciones a la Bacrim, es decir, que son elementos materiales con los que se perpetraron homicidios y que hoy no están, lo que sin lugar a dudas va a permitir más impunidad, y los causantes seguramente van a salir absueltos porque precisamente el elemento material – Arma – se perdió.

De esas 248 armas, se hurtaron 3 que pertenecías a la misma Policía Nacional.  Y que algunas de las otras armas fueron incautadas al grupo delincuencial organizado denominado “Los Pachenca”.

Para finalizar, lo que pretende este medio periodístico,  es que de una vez por todas se establezca por parte de la Fiscalía General de la Nación, ¿cuál va hacer el rumbo de la investigación de las armas?, pues de seguir en los helados estantes de la Fiscalía 6 Especializada, va terminar, archivada, precluida o prescrita, situación que entristecerá a la sociedad, máxime, cuando presuntos causantes que omitieron su deber ser cuando hicieron parte de la Policía Nacional, hoy ocupan cargos públicos de responsabilidad, prometiendo lo que antes no pudieron hacer y que debido a sus omisiones, salieron armas a las calles y terminando en organizaciones al margen de la ley.  Esas mismas  armas que quizás han sido utilizadas para causar muertes durante los últimos 4 años, tiempo que ha cursado desde que se las robaron del comando y de las que algunas se han encontrado en manos de personas que hacen parte de grupos delincuenciales organizados.

Comentarios

Share.

About Author