“No tenemos ni zapatos”: la triste realidad de los enfermeros en Venezuela

0
BLU Radio.  Enfermeros en Venezuela // Foto: BLU Radio

Delia Alejos es enfermera con más de 15 años de experiencia, trabaja en la Maternidad Santa Ana y el Hospital Vargas, ambos en Caracas, y tiene meses sin llevar proteína a su casa porque el sueldo que gana no le alcanza para comer tres veces al día.

“Me quito la comida de la boca para dársela a mi hijo, de verdad que eso es lo que estoy haciendo ahorita, me cuesta mucho, pero es así (…) Yo me acuesto sin comer porque realmente el sueldo no nos alcanza. Con lo poco que gano, además de pagar los servicios, debo redondearme con la comida y tengo un niño que mantener”, indicó.

Delia, como profesional de la enfermería, afirma ganar 240.000 bolívares mensuales, que equivalen a poco más de 8 dólares, según la tasa oficial del día. Es decir, menos del salario mínimo legal, que se ubica en los 300.000 bolívares.

Ella, junto a otro grupo de enfermeras, salió de nuevo a las calles este martes en Caracas a manifestar y exigir mejores salarios y dotación de los hospitales del país, en una nueva jornada de protestas.Publicidad

Sin zapatos

José Antonio Morales también es enfermero y, sin pena, mostró a los medios su único par de zapatos rotos que usa día a día para llegar a trabajar.

“Así es que uno atiende a los pacientes acá en Venezuela. Cuando no tenemos un par de zapatos para trabajar, imagina qué podemos tener de insumos para los pacientes allá adentro”, manifestó.

Asegura ganar 80.000 bolívares quincenales, que no le alcanzan para nada. “Un par de zapatos te valen 30 dólares, yo no gano en dólares, yo gano en bolívares ya destruidos porque destrozaron la moneda, destrozaron el bolívar”.

“Ellos (el Gobierno) no sufren, no pasan trabajo, no andan el día a día a pie en la calle, nosotros sí, (…) Abóquense al pueblo, que nunca lo han hecho”, agregó el hombre.

Fuera de Caracas es peor

Marielena Pérez, otra de las enfermeras en la protesta, sostiene que a pesar de que en los hospitales en Caracas la crisis es grande, fuera de la capital es aún peor.

“Yo trabajo en el Domingo Luciani, acá en Caracas, pero acabo de venir de Cumaná y es peor que Caracas”, aseguró.

Narra que en el hospital de Cumaná (oriente de Venezuela) los baños son insalubres. Indicó, además, que para poder obtener medicamentos, tiene que conocer a personas allí.

“La comida, todos los días, es arroz con una arepa. Esa es la comida diaria de un paciente que necesita proteína para su recuperación”, precisó.

Asimismo, la mujer recordó que la migración de personal calificado también afecta la atención. “En el Hospital del Llanito (este de Caracas) se ha ido al menos el 30 % del personal de enfermería y médicos también”.

Share.

About Author