Alcaldesa de Santa Marta también contrató con fundación cristiana por 1800 millones de pesos

0

Por: Idinael Fernández

Sé trata de la Fundación San José, creada por los religiosos católicos del Seminario con  apoyo de la familia Vives sus principales benefactores, cuándo éstos construyeron la urbanización Garagoa y donaron el lote para la IED San Francisco Javier

Bien dice el dicho popular que “el ojo nunca mira para adentro” y qué “nada hace el burro diciéndole al puerco orejón, cuándo sus orejas son mucho mas grandes. La alcaldesa Viena Lizi Jhonson también le otorgó a una fundación católica, creada al parecer por los Vives, un contrató para el desarrollo pedagógico de los estudiantes de la IED San Francisco Javier, la cual cubre a los niños vulnerables del sector de Garagoa y Timayuí.

Se trata de un contrato por la suma de 1.800 millones de pesos suscrito con la Fundación San José, creada por los religiosos católicos del Seminario, cuyos principales benefactores son los Vives y la cual se constituyó cuándo la citada familia construyó la Urbanización Garagoa, donó el terreno y adelantó una campaña para la construcción del colegio, cuyo objetivo fue educar a los niños vulnerables de todo ese sector marginado de la ciudad, incluyendo el barrio Timayuí.

La firma de este contrato por parte de la alcaldesa Johnson no llamara tanto la atención, si desde la alcaldía y la gobernación, no sé hubiera adelantado la semana pasada de manera alevosa y rastrera una campaña de descrédito al alcalde de Ciénaga Luís Tete Samper por haber otorgado un contrató  similar y por el mismo valor a otra fundación religiosa pero de origen cristiano, donde aparece como representante legal la pastora Yuritza Del Castillo.

En este contrato la alcaldesa Johnson le otorga la suma de 1.800 millones 893 mil pesos a la Fundación San José, representada legalmente por la hermana Alicia Mercedes de Fátima Valencia Vives, para qué en el término de 310 días a partir  del 21 de febrero ejecute la “ promoción e implementación de estrategia de desarrollo pedagógico con iglesias y confesiones religiosas en la IED San Francisco Javier conforme a la sección 5 Articulo 2.3.1.3.5.1 del Decreto 1851 de 2015”.

El contrato establece a las claras que debe ejecutarse durante el calendario Escolar de 2020, y se otorgó sin que se hubiera previsto el inició de la pandemia Covid19, precisamente en los mismos días en que el Ministerio de Educación decidió la suspensión de las Clases, por lo que existen dudas del cumplimiento del mismo, ya que el objetó contractual demandaba la realización de actividades presenciales.

Comentarios

Share.

About Author